Juan Pablo Russo
08/06/2019 12:20

La directora española Isabel Coixet filma para Netflix el drama LGBTQI Elisa y Marcela (2019), sobre el primer matrimonio homosexual español, que fue parte de la competencia de la última Berlinale.

Elisa y Marcela

(2019)
8.0

Elisa y Marcela se basa en hechos reales y gira en torno al primer matrimonio homosexual de España, que tuvo lugar en 1901. Tras un breve prólogo ambientado en Argentina, la película cuenta el primer día de Marcela y Elisa en el colegio. La profunda amistad entre las dos jóvenes (Greta Fernández y Natalia de Molina) se convierte en una relación romántica. Su pasión es insaciable, y ni siquiera los suspicaces padres de Marcela, que acaban mandándola a un internado en Madrid, serán capaces de poner fin a la relación. Tres años más tarde, Elisa y Marcela vuelven a encontrarse y deciden vivir juntas. Las dos trabajan como profesoras de primaria y se esfuerzan por mantener su relación en secreto de cara a la estricta comunidad local, profundamente católica. Elisa finge ser un hombre para casarse con Marcela; sin embargo, el truco es descubierto por las autoridades, y acaban teniendo problemas con la justicia. La pareja se ve obligada a mudarse a Portugal, y más tarde, a Argentina.

Filmada íntegramente en blanco y negro, Elisa y Marcela es una historia de amor lírica entre dos mujeres que luchan contra viento y marea. Las interpretaciones son impresionantes, y sus miradas y pausas plasman poderosamente los sentimientos de las dos protagonistas y la intimidad que existe entre ellas. No obstante, la película podría haberse beneficiado de un trabajo más profundo en lo narrativo; hay una grave falta de tensión, y los diálogos pueden ser bastante anodinos. Da la impresión de que la historia podría haberse condensado. Durante la segunda mitad imágenes de archivo que se intercalan con las escenas de imagen real. Con ello, la directora probablemente busca dar una impresión retro, pero la ejecución no funciona, y estas imágenes parecen fuera de lugar.

Elisa y Marcela se apoya principalmente en las grandes interpretaciones de sus dos protagonistas; sin embargo, sus decisiones en términos de puesta en escena y guion podrían haber sido más cuidadas e inteligentes.

Comentarios