Juan Pablo Russo
22/04/2019 12:11

Con la proyección de Dantza, de Telmo Esnal, una maravillosa película, estrenada en el 66 Festival Internacional de Cine de San Sebastián, con la que el guipuzcoano consigue transformar los bailes tradicionales vascos en un lenguaje universales mezclando el documental con la representación, concluyó este domingo en la ciudad misionera de Posadas la primera edición de Co-Cine Entre Fronteras, el evento que propuso durante cuatro días una original combinación entre cine regional y la gastronomía de autor convocado más de 1500 espectadores que se acercaron al IMAX del Conocimiento.

Dantza

(2018)

Dantza, dirigida por Telmo Esnal, nominado al Goya por su primer largometraje Aupa Etxbeste! (2005), resulta una película musical que a través de la combinación de danzas vascas y toda la simbología que estas recogen construye una singular historia sin palabras sobre el ciclo de la vida y la evolución del hombre. Una historia de esfuerzo, dominio de la naturaleza, mitos, lucha por la supervivencia, fiesta, amor y muerte donde los gestos, las canciones, los ritmos y todo el amplio abanico del lenguaje no verbal envuelven el discurso central que tejen los bailes. Y lo hace a base de cuidadas y coloridas coreografías que recuperan y actualizan la música y el baile del País Vasco.

Más de 250 bailarines de 15 compañías amateurs participan en el film que arranca con una increíble escena de labranza al amanecer sobre un paisaje desértico de las Bardenas Reales. La simbología de cada una de las danzas, desde las más individualistas a las colectivas, da cuenta ciclo de la vida y de cómo el ser humano ha evolucionado en relación al sentido de la música, los ritmos y la identidad. Pero si música y la danza hablan por sí solas, el vestuario diseñado por Koldobica Jáuregi y creado por Arantxa Ezquerro es la metáfora de la evolución, con colores que van ganando en intensidad y trajes que adquieren a cada plano mayor sofisticación.

La proyección de Dantza, de la que participó el gobernador de Misiones Hugo Passalacqua, fue acompañada por una degustación que el manager chef de Cocina Misionera (COMI) Julio Salina realizó reinterpretando la película. El menú consistió en tortilla de papa, con un espetito con aceituna, jamón y pepinillos; dorado con salsa vizcaína y pastel vasco tradicional con relleno de mermelada de rosella. Matías Fracticelli, sommelier y bartender, preparó para acompañar el menú un maridaje de sidra, con manzana macerada en jengibre y menta. Además, Raúl Anotinio Slamóvits, chef posadeño, especializado en cocina vasca, colaboró en el diseño del menú Dantza.

Durante los cuatro días en los que se desarrolló Co Cine Entre Fronteras se proyectaron, además de Dantza, las películas Cara Sucia, con la magia de la naturaleza, de Gastón Gularte, Las herederas, del paraguayo Marcelo Martinessi, y la animación brasileña Até que a Sbórnia nos Separe, de Otto Guerra y Ennio Torresan Jr, convocando en todas sus funciones algo más de 1500 espectadores quienes pudieron compartir no solo el cine y gastronomía sino también charlas con los responsables de cada una de las producciones exhibidas.

La actividad contó con el apoyo de la Municipalidad de Posadas, Espacio INCAA Del Conocimiento, IMAX del Conocimiento, Movimiento en Foco, Fundación Prosperitá y el aval de EIKEN; Red de Cooperación Audiovisual “Entre Fronteras”: Misiones – Paraguay – Sur de Brasil.

Comentarios