Juan Pablo Russo
10/02/2019 13:42

Varias ediciones de novelas que tuvieron transposición cinematográfica o televisiva reciente aparecen entre las novedades literarias de los primeros meses del año. Entre ellas se encuentran los ejemplares que dieron origen a la película del belga Félix van Groeningen Beautiful Boy: Siempre serás mi hijo, escrito por David Sheff, o a las series El último reino (La tierra en llamas), adaptación de la saga de Bernard Cornwell, y La Maldicion de Hill House, de Shirley Jackson, ambas disponibles en Netflix. Además, se reedita Crímenes Imperceptibles, de Guillermo Martínez, que Alex de la Iglesia, llamó Los crímenes de Oxford.

Beautiful Boy: Siempre serás mi hijo

(2018)

La tierra en llamas, de Bernard Cornwell (Edhasa). Quinta entrega de la saga El último reino, la historia epica del nacimiento de Inglaterra y del legendario rey que la hizo posible. Adaptada para la television gracias a una produccion conjunta de BBC y la NBC, es la creacion literaria mas notable y ambiciosa de Bernard Cornwell, y la que le valio la consagracion internacional. Ambientada en el siglo IX reconstruye las luchas por el dominio del territorio que hoy se conoce como Inglaterra pero que en aquella época estaba fragmentado en dominios independientes, cada uno con su propio rey o gobernante y con diferentes alianzas por razas, religión o intereses puntuales.

En La tierra en llamas la salud de Alfredo de Wessex, el heredero de la corona, un joven carente de experiencia, se resiente; y los vikingos, que tantas veces han visto como se frustraban sus aspiraciones de conquistar Wessex, creen que ha llegado el momento de atacar. Uhtred, senor de la guerra de Alfredo, aun a su pesar, tiende una trampa al enemigo y en Farnham inflige a los vikingos una de las peores derrotas. Pero tras la victoria, Uhtred habra de enfrentarse tanto a una tragedia familiar como a los ataques de los secuaces de Alfredo, recelosos de su popularidad y del trato que el monarca dispensa a un pagano. Uthred rompe con Alfredo, quebranta su juramento de lealtad y regresa con su pueblo, convertido de nuevo en vikingo.

La maldicion de Hill House, de Shirley Jackson (DeBolsillo). Publicada por primera vez en 1959, La maldición de Hill House es todavía hoy una de las novelas más inquietantes jamás escritas. Tras pasar años entregado al estudio de las perturbaciones psíquicas que suelen manifestarse en las casas encantadas, John Montague, doctor en Filosofía y estudioso de lo oculto, alquila Hill House, una mansión solitaria y de siniestra reputación. Ahí se traslada con un grupo de asistentes dispuestos a pasar una temporada en ella: Theodora, una joven entusiasta, la tímida y frágil Eleanor, y Luke, el futuro heredero de la propiedad. Será mejor que el lector descubra por sí mismo las alucinantes experiencias que vivirán en la casa... 

Beautiful Boy, de David Sheff (Debolsillo). Una crónica profundamente conmovedora del inquebrantable amor y compromiso mutuo de una familia frente a la adicción de su hijo y sus intentos de recuperación. Publicado originalmente en 2008, a partir de un artículo que David Sheff, un galardonado periodista estadounidense, publicó en The New York Times Magazine en el 2005, Beautiful Boy, aborda la lucha de una familia -desde la visión del padre- frente a la adicción de su joven hijo a las metanfetaminas. David Sheff cuenta en primera persona como él y su familia tuvieron que sobrellevar la adicción a las drogas de su hijo Nick. 

Crímenes Imperceptibles, de Guillermo Martínez (Planeta). Reedición de la novela que dio origen a Los crímenes de Oxford, de Alex de la Iglesia, narra la historia de un joven estudiante argentino que, a pocos días de haber llegado a Oxford, encuentra el cadáver de una anciana que ha sido asfixiada con un almohadón. El asesinato resulta ser un desafío intelectual lanzado a uno de los lógicos más eminentes del siglo, Arthur Seldom, y el primero de una serie de crímenes. Mientras la policía investiga a una sucesión de sospechosos, maestro y discípulo llevan adelante su propia investigación, amenazados por las derivaciones cada vez más riesgosas de sus conjeturas. Crímenes imperceptibles, que conjuga los sombríos hospitales ingleses con los juegos de lenguaje de Wittgenstein, el teorema de Gödel con los arrebatos de la pasión y las sectas antiguas de matemáticos con el arte de los viejos magos, es una novela policial de trama aparentemente clásica que, en el sorprendente desenlace, se revela como un magistral acto de prestidigitación.

Comentarios