EscribiendoCine
05/12/2018 11:36

La Pieza de Franz, obra progresiva en tres etapas -incluye una película inédita de Alberto Fischerman-, se presentará en forma completa por primera vez en Buenas Aires el próximo 15 de diciembre cerrando, en la sala María Guerrero, la temporada 2018 del Teatro Nacional Argentino/Cervantes.

La matriz de La Pieza de Franz es la Sonata en si menor para piano de Franz Liszt. El Grupo de Acción Instrumental de Buenos Aires - formado por Jacobo Romano, Jorge Zulueta y Margarita Fernández en los primeros años de la década del 70 – transformó esa matriz en un hecho músico dramático al intervenirla musicalmente y llevarla a la escena bajo el nombre de Autodeterminemos nuestras hipotecas. Con ese título se presentó el 28 de Junio de 1973 en el Teatro Coliseo de Buenos Aires.

Como dice Margarita Fernández, en La Pieza de Franz, la Sonata en si menor no sólo absorbe a Vivaldi, Chopin, Beethoven, Brahms y al mismo Liszt-Mefisto, sino también a Debussy, Schönberg, Ravel, Satie, Skriabine, Cage, Berg, Mussorgsky, Cowell y Piazzola con acorde de Tristán incluído. Todas esas presencias habitan el interior de la Sonata que, a su vez, prosigue su propio rumbo hasta el destino final.

Entre los asistentes a ese estreno se hallaba el cineasta Alberto Fischerman, quien sería el realizador de la película que se denominó entonces La Pieza de Franz. La película se filmó en 1974 en el Teatro Coliseo, el mismo espacio en el que se había presentado la versión escénica pero nuunca tuvo estreno oficial ni recorrió festivales, comenzando para ella una larga historia de conflictos que tejieron en su torno una crónica digna de un policial negro. Con la llegada de la dictadura  el master empezó a dar vueltas por el mundo y desapareció.

La copia en 16 mm sobre la que se trabajó en su restauración actual fue hallada hace poco más de un año por Jorge Zulueta y Jacobo Romano dentro de su archivo personal en Paris y repatriada por el Servicio Cultural de la Embajada de Francia que se ocupó de su traslado hasta Buenos Aires.

La única función que ofrecerá el TNA/ Cervantes el 15 de diciembre reúne por primera vez la versión escénica y la versión cinematográfica como una suerte de resurrección que las une bajo el mismo nombre y las muestra como los dos hemisferios que completan un mundo.

"En esta suerte de resurrección, La Pieza de Franz se ofrece como un díptico compuesto por la reunión de sus dos versiones - la escénica y la fílmica - que se complementan como dos hemisferios de un mismo mundo. Si la restauración de la película se lograra de manera satisfactoria, la crónica de su prosecución podría cerrar el virtual programa de mano en estos términos: La película que se proyecta hoy constituye un capítulo especial dentro del contexto de este proyecto de recuperación, un capítulo que podría dar lugar a un registro fílmico adicional. Tal registro sería quizás el último de los episodios de La Pieza de Franz", afirma Fernández.

En aquella década del 70 ambas versiones tuvieron al mismo intérprete protagónico: Jorge Zulueta, pianista de trayectoria internacional, que después de casi cuarenta años de ausencia pianística en el país vuelve a Buenos Aires para ofrecer su versión actual de La Pieza de Franz.

Comentarios