Juan Pablo Russo
11/11/2018 11:05

La película argentina Sueño Florianópolis, de Ana Katz, con Mercedes Morán y Gustavo Garzón, dio por inaugurado el 33 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, en una gala en la que no faltaron los silbidos, gritos y reclamos hacia el Secretario de Cultura de la Nación Pablo Avelluto.

Sueño Florianópolis

(2018)

La inauguración de la 33 edición, conducida por Gabriela Radice, se celebró en el Teatro Auditorium, sede principal del Festival, ante integrantes de las competencias nacionales e internacionales, referentes de la industria, figuras de la cultura , el cine y el espectáculo nacional e internacional, prensa, críticos e invitados especiales de todo el mundo.

El secretario del Gobierno de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, fue abucheado fuertemente desde que inició un discurso inaugural en el que remarcaba un récord de rodajes, excelente taquilla para el cine argentino y políticas de transperencia.

"Qué bueno que chiflen, porque quería hablar exactamente de eso, pero para eso deberíamos poder escucharnos", retrucó el secretario, apenas tomó la palabra

"Podría contarles muchas cosas de las que estamos orgullosos pero sobre todo quería hablar de una. Se que tenemos diferencias, se que en muchas cosas pensamos distinto pero el cine nos importa a todos“, sostenía mientras de la platea le gritaban cínico y mentiroso.

"Quiero que todos tengamos en claro que más allá de cualquier grieta, por encima de cualquier punto de discrepancia, queremos que el cine siga creciendo con muchísimos espectadores como viene sucediendo", cerró, entre más abucheos de la gente.

Luego del momento de tensión que se vivió en la sala tomó la palabra el presidente del INCAA Ralph Haiek quien gradeció a los marplatenses, a la ciudad y la intendencia por la hospitalidad con la que se recibe el festival.

"El domingo 18, las películas ganadoras se verán de manera gratuita en los cines marplatenses, como un regalo para los marplatenses. Este festival supera en calidad a los anteriores", manifestaba en un corto discurso.

José Martínez Suárez tomó el micrófono para recalcar que esta edición supera las anteriores en cuanto a la calidad y esperan una gran cantidad de público. "El 33 es el mejor festival que hicimos", afirmó entre aplausos.

Por último, Cecilia Barrionuevo, directora artística del festival,  presentó los jurados de las competencias oficiales que, en esta ocasión, serán siete: Internacional, Latinoamericana de Largometrajes, Latinoamericana de Cortos, competencia Argentina de Largometrajes, competencia Argentina de cortos, Work in Progress –competencia que por primera vez se amplía a Latinoamérica–, y Estados Alterados que se suma como competencia oficial a casi diez años de su incorporación como sección con las películas más arriesgadas y vanguardistas.

"En este Festival celebramos un cine más humanista. Un cine que se compromete a contextos más sensibles", enfatizó Barrionuevo, la primera mujer en ocupar la dirección artística del Festival.

Ovacionadas por el público, la actriz Mercedes Morán, la directora Lucrecia Martel y Narcisa Hirsch (éstas dos ultimas ausentes por el temporal que azotó Buenos Aires), recibieron el Premio Astor a la Trayectoria.

"Estuve muy preocupada personalmente todo el año temiendo que los enormes recortes presupuestarios en la cultura afectaran a este reconocidísimo festival", sostuvo Mercedes Morán a la vez que agradeció que por primera vez en el evento haya un Foro de Cine y Perspectiva de Género. "Se lo dedico a las mujeres que luchan, que han luchado y por todo lo que queremos conseguir. ¡Qué sea ley!", dijo mientras levantaba la mano con el pañuelo verde y recibía la ovación del público presente.

El cierre de una noche teñida por fuertes críticas a las políticas de recorte del INCAA fue con la proyección de Sueño Florianópolis, de la directora argentina Ana Katz, protagonizada por Mercedes Morán y Gustavo Garzón, que subieron junto a todo el elenco en escena. La película tuvo su estreno mundial en el Festival de Karlovy Vary, donde recibió el premio del jurado, premio FIPRESCI y Globo de Cristal para su protagonista, Mercedes Morán.

La película está ambientada en 1990, y cuenta cómo una familia argentina viaja por carretera desde Buenos Aires hasta el resort brasileño de Florianópolis. Tras un viaje de 1750 km, Lucrecia (Mercedes Morán) y Pedro (Gustavo Garzón), junto con Julián (Garza Garzón) y Flor (Manuela Martínez), sus hijos adolescentes, llegan a su destino tropical. Allí, un lugareño, Marco (Marco Ricca), alquilará una casa a la familia, aunque las cosas no son lo que parecen. Lucrecia y Pedro, ambos psicólogos, han decidido vivir "técnicamente separados" después de más de dos décadas de matrimonio, y están intentando reorganizar sus vidas. Además, Marco está atravesando su propia crisis de la mediana edad, pues todavía vive cerca de su exnovia Larissa (Andrea Beltrao) y su hijo adolescente, César. A medida que pasa el verano, la relación entre las dos antiguas parejas se hará más complicada y confusa. Del mismo modo, la generación joven explorará nuevas aventuras sentimentales en el marco exótico de la costa.

Comentarios