EscribiendoCine
07/07/2018 23:23

Sueño Florianópolis de la realizadora Ana Katz, una película que cuestiona las convenciones sociales sobre la familia, la vida en pareja, las vacaciones o el dinero, ganó hoy el premio especial del jurado del 53 Festival de Karlovy Vary (República Checa), dotado con 15.000 dólares. Además Mercedes Morán fue elegida mejor actriz y la película obtuvo el premio FIPRESCI.

Sueño Florianópolis

(2017)

Hoy sábado 7 de Julio se dieron a conocer los ganadores del prestigioso Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary que se llevó a cabo el Hotel Thermal de esa ciudad. La película obtuvo tres distinciones: Premio Especial del Jurado para Sueño Florianópolis, el Globo de Cristal a mejor actriz para Mercedes Morán y el premio de la Crítica Internacional (Fripesci-The International Federation of Film Critics).

La trama de esta comedia se centra en una familia argentina que viaja a Brasil. Dentro del auto, Lucrecia y Pedro (psicólogos) y sus dos hijos adolescentes. Lucrecia y Pedro están, desde hace algunos meses, “técnicamente separados” (así ellos de­nen su estado), luego de décadas de matrimonio. Pedro y Lucrecia sienten la necesidad de vacacionar juntos. Marco, el brasileño que alquila a la familia la casa de veraneo, Larissa, su ex novia y César –hijo de Marco– se hacen amigos de la familia argentina. Marco promueve el disfrute del presente y la consciencia sobre la vida corta. Atraída por Marco, Lucrecia vive con él una aventura sexual. Pedro, ofuscado, descubre los encantos de Larissa y pasa el tiempo con ella. Quiere aprovechar sus días con la brasileña, antes de que ella viaje a San Pablo y se acabe el verano. En las playas, entre olas, cantobar y paseos acuáticos, nacen los romances cruzados y una atracción que salpica también a los hijos de unos y de otros. Los hijos aprovechan para vivir sus experiencias y todo se enreda un poco más.

La coproducción rumano-checa I do not care if we go down in history as barbarias, del realizador rumano Radu Jude, ganó el Grand Prix, dotado con 25.000 dólares.

Este drama es una reflexión cargada de ironía y sarcasmo sobre la negación de la participación rumana en el Holocausto durante una recreación de la batalla de Odesa.

Decenas de miles de judíos fueron asesinados durante esa batalla, librada en 1941 entre la Unión Soviética y Rumanía, que recibió apoyo de la Alemania nazi, en un crimen que inicialmente se achacó al III Reich.

En la película se indaga en la responsabilidad de las tropas rumanas del mariscal filonazi Ion Antonescu en la masacre, algo durante décadas negado o minimizado en la historia del país balcánico.

El mejor papel masculino del certamen correspondió a Moshe Folenflík por su interpretación en la cinta israelí Redemption.

La mejor dirección fue, según el jurado, la del realizador esloveno Olmo Omerzu en la película Winter flies.

Hubo dos menciones especiales del jurado: para Jumpman, del ruso Ivan I.Tverdovskij, y para History of love, de la eslovena Sonja Prosenc.

El Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary –calificado como categoría A- es uno de los más antiguos del mundo, celebrado anualmente en julio en la ciudad checa de Karlovy Vary. Además, está considerado como el más prestigioso de Europa Central y Oriental.

Comentarios