Rolando Gallego
05/05/2018 23:49

Con una breve ceremonia, palabras sinceras de los organizadores y una premiación sorpresiva culminó la cuarta jornada de la octava edición del Festival de Cine Independiente de Cosquín (FICIC), una muestra ecléctica, cada vez más afirmada y que potenció miradas y debates en tiempos de esterilidad cinematográfica.

El silencio es un cuerpo que cae

(2018)

El silencio es un cuerpo que cae (2018) de Agustina Comedi, se alzó con el premio la mejor película de la Competencia de Largometrajes, “por proponer un nuevo punto de partida para pensar el documental contemporáneo”, además el jurado destacó con mención a Baronesa (2017), de Juliana Antunes, “por encontrar la justa distancia para mirar”.

El premio al mejor corto de la Competencia fue para Altas Cidades de Ossadas de Joao Salaviza, mientras que Fragmentos desde el exilio, de Pablo Weber obtuvo una mención especial. Los cortos ganadores de la competencia Cortos de Escuela fueron para Como pronunciar Mikhail, de Dante Luca y Entre banderas y globos de Federico Rodríguez Seveso.

Otros ganadores fueron Los hombres del redil, de Lucas Rosta y Perro Negro, de Tomas Felman, mejor corto de la competencia Cortos de Escuela Cine.ar y RAFMA, respectivamente.

El premio del público fue para Buenos Aires al Pacífico (2018) de Mariano Donoso Makowski, película narra una búsqueda personal por el cine, los trenes, la política y los cuerpos que son atravesados, con un retorno al origen del soporte y su expresividad.

Durante la última jornada el cine cordobés dijo presente de manera muy fuerte. Casa propia (2018) de Rosendo Ruíz, El silencio es un cuerpo que cae(2018) de Comedi, e Instrucciones para flotar un muerto (2018), de Nadir Medina fueron las protagonistas destacadas de una jornada que reafirmó el interés local por su cine y por propuestas innovadoras.

Las retrospectivas de Ana Poliak y Martín Farina, la proyección de películas en 35 mm, las trasnoches de superacción, un clásico ya, una selección de cine brasileño periférico que incluyó a Era uma vez Brasília (2017) y Baronesa] (2017) como grandes exponentes, y una delicada apuesta a realizadores noveles como Helena Wittmann y Sandra Wollner, reforzaron el concepto de libertad, fundacional de la muestra.

El 8 Festival de Cine Independiente de Cosquín (FICIC) se desarrolla hasta el 6 de mayo en el Microcine del Centro de Congresos y Convenciones (Tucumán 1031), el cine Cinema (San Martín 781), el Teatro El Alma Encantada (P. Ortiz 779) y el Cine Club de Boca en Boca (Catamarca 585).

Comentarios