EscribiendoCine
16/10/2017 16:13

La 17ª edición de la Viennale, que se desarrollará en Viena (Austria) del 19 de octubre al 2 de noviembre próximo, ha anunciado su programación completa, entre las que se encuentran cinco títulos argentinos.

La vendedora de fósforos

(2017)

Entre los largometrajes de ficción más festivaleros seleccionados, aparecen Casting, de Nicolas Wackerbarth, película de apertura del [19] BAFICI; 120 pulsaciones por minuto, de Robin Campillo con Nahuel Pérez Biscayart; L'Atelier, de Laurent Cantet; A fábrica de nada del portugués Pedro Pinho; Les Fantômes d'Ismaël, de Arnaud Desplechin; Bárbara, de Mathieu Amalric; Loveless, de Andrey Zvyagintsev; Un bello sol interior, de Claire Denis; Last Flag Flying, de Richard LinklaterLa forma del agua, de Guillermo del Toro;  y Amantes por un día, de Philippe Garrel.

A ellos se suman las argentinas La vendedora de fósforos, de Alejo Moguillansky; Una ciudad de provincia, de Rodrigo Moreno; Terrenal (En oposición al cielo), de Ivan Murgic Capriotti y Sofia Lena Monardo; Los territorios, de Iván Granovsky, y Los globos, de Mariano González.

La selección iberoamericana se completa con Estiu 1993, de Carla Simón; La Telenovela Errante, de Patricio Guzmán y Valeria Sarmiento; Niñato, de Adrián Orr; Chavela, de Catherine Gund y Daresha Kyi; Arábia, de Affonso Uchoa y João Dumans, entre otros.

Se dedicarán sendos programas especiales a la actriz austriaca de principios del siglo pasado Carmen Cartellieri; al director, guionista, profesor y actor alemán Heinz Emigholz; a Raymond Depardon, y a la cineasta germana Valeska Grisebach, cuya última película, Western, fue presentada en la sección Un Certain Regard de Cannes y es finalista al premio LUX de 2017.

El actor austriaco Christoph Waltz centrará todas las miradas de la sección Tribute, mientras que el homenaje de este año irá a parar, naturalmente, al histórico director de la Viennale Hans Hurch, fallecido este pasado verano tras años de pasión y compromiso para poder configurar una fiesta del cine sin estatuillas doradas, sin jerarquías festivaleras, sin logos de sponsors en las pantallas, sin alfombras rojas y sin photocalls, lo que no es impedimento para que la mayoría de las estrellas anteriormente citadas en este artículo vengan, junto con muchas otras y con miles de espectadores, a disfrutar del cine en Viena.

Comentarios