EscribiendoCine
30/09/2017 18:02

Anahí Berneri y Sofía Gala Castiglione ganaron los premios a mejor dirección y actriz por Alanis, mientras que Diego Lerman y Maria Meira se llevaron los correspondientes al guion por Una especie de familia durante la clausura del 65 San Sebastián. Mientras que The Disaster Artist: Obra maestra, comedia que dirige y protagoniza James Franco y que recrea el desastroso rodaje de The room, la considerada la peor película de la historia y que, desde que se estrenó en 2003 se ha convertido en cinta de cultura, ganó la Concha de Oro.

Alanis

(2017)

El jurado ha coincidido con la prensa en esta edición; ya que, The Disaster Artist: Obra maestra ganó también el Premio Feroz Zinemaldia que otorga la Asociación de Informadores Cinematográficos de España.

El jurado, presidido por el actor John Malkovich, con Dolores Fonzi entre sus miembros, ha decidido otorgar el premio especial del jurado para Handia de Aitor Arregi y Jon Garaño, rodada en euskera, es un drama ambientado en el siglo XIX, en plenas guerras carlistas y el incipiente liberalismo, protagonizada por un joven con gigantismo. El gigante es una metáfora para ahondar en las diferencias de la sociedad a través de la historia de dos hermanos. Handia ha ganado también el premio del cine vasco por ser un canto a la diferencia y retratar a un país en pleno proceso de cambio.

No suele ser habitual que una mujer gane el premio a mejor dirección por la escasa presencia de mujeres en los certámenes, por eso han sonado los aplausos con el premio a  Anahí Berneri por Alanis. La directora, ha dedicado el premio a todas las mujeres que dirigen y que han inspirado esta historia sobre una prostituta que se niega a considerarse víctima. Su película, se ha llevado también el premio a mejor actriz ha sido para Sofía Gala Castiglione. “Este premio es para nosotras, porque unidas lo podemos todo", decía la actriz. Precisamente, por la dignidad con la que refleja la situación de las trabajadoras sexuales, la cinta ha ganado el premio cooperación del certamen.

El mejor actor Bogdan Dumitrache, protagonista de Pororoca, del rumano Cristian Popescu, drama familiar en la que una pareja sufre la desaparición de un hijo.

Diego Lerman y Maria Meira ganaron el premio a mejor guion por Una especie de familia, un drama protagonizado por Bárbara Lennie en el papel de una doctora burguesa que quiere adoptar un niño y acaba en vuelta en una red de adopciones ilegales. Una cinta que plantea el debate sobre el derecho a la maternidad, a través del conflicto entre el dolor de la madre de clase alta que no puede tener hijos y el dolor de la madre pobre que tiene que darlo en adopción porque no puede mantenerlo. La alemana The captain obtuvo el premio a mejor fotografía para Florian Ballhouse, gracias a su apuesta en blanco y negro con el objetivo de mostrar la distancia con la violencia del Holocausto.

El premio del público a la mejor película europea lo ha ganado Jusqu’à la garde de Xavier Legrand, la ópera prima que ganó mejor dirección en Venecia. Un thriller sobre una relación de maltrato donde una mujer ve como, a pesar de denunciar, su marido maltratador sigue libre. El premio del público a la mejor película ha sido para Tres avisos por un crimen, dirigida por Martin McDonagh, un thriller, protagonizado por Frances McDormand, sobre una madre que persigue a la policía del pueblo para que no deje de investigar la muerte y violación de su hija.

En otras secciones, Braguino de Clément Cogitore se ha llevado el premio Zabaltegi. En la sección Horizontes Latinos, donde compiten películas latinoamericanas, el premio ha ido a para a una cinta chileno-argentina, dirigida por Marcela Said, Los Perros, una disección sobre los traumas de la dictadura, los claroscuros de la pareja y el machismo en los hombres progresistas. “Se lo dedico a todas las mujeres que hacen cine, sobre todo a las que son madres”, decía la directora chilena. También el premio Nuevos directores lo ha ganado una mujer, la francesa Marine Francen con Le Semeur, su opera prima, que también ha dedicado el premio a todas las mujeres que demuestran que se puede ser madre, mujer y cineasta.

La coproducción entre Colombia y Argentina Matar a Jésus de Laura Mora obtuvo el Premio de la Juventud. Mientras que el premio Cooperación Española fue para Alanis.

Por último FIPRESCI y SIGNIS distinguieron a Life and Nothing More, de Antonio Méndez Esparza y el Premio Sebastiane a la mejor película gay recayó en 120 pulsaciones por minuto, de Robin Campillo con Nahuel Pérez Biscayart.

Comentarios