EscribiendoCine
29/09/2017 17:50

El pasado jueves se realizó en la ciudad de Buenos Aires una masiva movilización de parte de todo el sector audiovisual para reclamar por la derogación de la resolución 942/2017 (y anexos) sobre créditos y adelantos de subsidios. Desde las diferentes asociaciones que nuclean a la industria denuncian la falta de ejecución del presupuesto y el vaciamiento de las políticas de fomento.

Un lugar en el mundo

(1992)

La reciente resolución 942/2017 del Instituto Nacional de Cines y Artes Audiovisuales (INCAA) volvió a despertar los cuestionamientos dentro del ámbito nacional, meses después de que comenzaran los reclamos, tras la destitución del presidente del organismo Alejandro Cacetta luego de una burda operación de prensa.

Por eso, todos los sectores de la industria se autoconvocaron este jueves “en defensa del cine nacional", realizando una movilización frente a la sede del INCAA que finalizó con una Asamblea Audiovisual en el Cine.Ar Sala Gaumont.

Dos de las voces más aplaudidas de la noche fueron las de Adolfo Aristarain y Luis Puenzo, quienes expresaron su apoyo a la lucha del colectivo de trabajadores del campo cinematográfico. “La cultura no les importa”, sentenció el director de Un lugar en el mundo.

"Cada vez es más clara la falta de políticas del Incaa, que debería cuidar a las películas desde su inicio hasta su destino final, el de la exhibición. Propongo empezar de adelante para atrás, salir a pelear por la promoción, porque sin exhibición no es posible la producción”, sostuvo Puenzo.

En su momento, una operación mediática realizada en el programa televisivo Animales Sueltos que conduce Alejandro Fantino (cuestionada por errores y falsa información) derivó en la separación de Alejandro Cacetta de la presidencia del INCAA, por denuncias que aún no fueron probadas. La situación posterior fue la renuncia del presidente de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC), Pablo Rovito.

Ahora, el contexto fue una segunda operación mediática en el programa La cornisa connducido por Luis Majul y respaldada por Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos -aunque el INCAA no está bajo su órbita-, emitido por el canal América casi en conjunto con la resolución en cuestión.

El programa presentó un informe sesgado el domingo pasado donde apuntó contra el INCAA por supuestas coimas “para destrabar subsidios” y sostuvo que en el cine argentino se gastan “sumas millonarias en películas que no ve nadie con dinero que se podrían usar para cloacas”. Lo que la operación mediática de Majul no mencionó fue la intención del gobierno de reformar el sistema de fomento a las producciones nacionales, como tampoco aclarar que el INCAA es un ente autárquico que se financia con la  venta de entradas y que nada tienen que ver la faltas cloacas con la producción cinematográfica.

Las normas oficiales fueron cuestionadas fuertemente, aduciendo que reducirán los fondos para créditos, se limitará el alcances de los subsidios y esto complicará el acceso a pequeñas y medianas productoras, debido a las nuevas exigencias administrativas y financieras. En resumidas cuentas solo podrán filmar las grandes productoras.

Desde la junta interna de ATE INCAA denunciaron que hay “una nueva operación de prensa del mismo estilo que hicieron aquella vez cuando querían quitar el fondo de fomento que atenta contra el espíritu de la ley de cine que fue aprobada en 1994. Son operaciones que hacen desde el gobierno porque no se atreven a pagar el costo político”.

El ajuste que lleva adelnte el INCAA también afecta los festivales. La Asociación Civil Nueva Mirada comunicó que, después de 15 años, debió cancelar la realización del Festival Internacional de Cine Nueva Mirada para la Infancia y la Juventud por falta de apoyo y una serie de pedidos buracráticos de parte del organismo.

Tanto el Colectivo de Cineastas, los Directores Argentinos Cinematográficos (DAC), Argentores, los documentalistas de RDI, y la Asociación de Directores de Cine PCI (Proyecto Cine Independiente) hicieron público su descontento con la resolución y sostuvieron su rechazo a las promesas oficiales respecto a que no habría cambios.

El jueves por la tarde, la Multisectorial por el Trabajo, la Ficción y la Industria Audiovisual Nacional, que surgió en 2015 a raíz de la grave crisis de la producción de ficción nacional, presentó un pedido de reconsideración en la mesa entrada del Incaa, que debería ser respondida por escrito por Ralph Haiek en las próximas horas.

Los miembros de la Asamblea Audiovisual se movilizarán buscando visibilizar su realidad. El contexto será la realización, del domingo al miércoles que viene, de “La Semana del Cine Argentino”, que tendrá lugar en buena parte de las salas a nivel nacional, con entradas a $35.

Comentarios