EscribiendoCine
15/08/2017 16:27

La sala del Teatro San Martín estuvo cerrada durante tres años para su puesta en valor. Abre sus puertas desde el martes 15 de agosto con un ciclo que incluye 15 exitosos largometrajes argentinos de las décadas del 70, 80 y 90..

Juan Moreira

(1973)

Este martes, tras un prolongado cierre de casi tres años para su puesta en valor, reabrirá la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín, dependiente del Complejo Teatral Buenos Aires, que hace medio siglo impulsa la Fundación Cinemateca Argentina.

Al promediar la década del 60, el Teatro Municipal General San Martín, tal como se conocía entonces al complejo ubicado en la Corrientes ancha, construido una década atrás con el fin social de unir público con teatro y otras expresiones artísticas, incorporó al cine.

Para lograrlo, sus autoridades de entonces convocaron a la Fundación Cinemateca Argentina, entonces conducida por Guillermo Fernández Jurado, con la idea de aportar su patrimonio producto de varias décadas de de trabajo, para cristalizar el sueño cinéfilo.

Gracias a la colaboración de DAC-Directores Argentinos Cinematográficos y GOTIKA, el Complejo Teatral de Buenos Aires y la Fundación Cinemateca Argentina han organizado, para la reapertura de la Sala Lugones, un ciclo denominado Cine argentino restaurado, que se llevará a cabo del martes 15 al jueves 24 de agosto.

Se exhibirán -con entrada gratuita- catorce títulos recientemente restaurados en el marco del Plan Recuperar que llevan adelante DAC y GOTIKA, incluidos varios films de realizadores como Fernando "Pino" Solanas, Adolfo Aristarain, Carlos Sorín, Eliseo Subiela y el clásico de los años ‘70 dirigido por Leonardo Favio, Juan Moreira.

El Plan Recuperar, que ya cuenta con más de veinte títulos recuperados, consiste, en una primera etapa, en la digitalización y restauración en formato digital 4K, tanto en su imagen como sonido, de cincuenta y dos películas argentinas contemporáneas, poniendo al alcance de públicos de todo el mundo obras cinematográficas nacionales preparadas en alta definición que habían dejado de exhibirse por no estar a la altura de los cambios tecnológicos. Creado con el objetivo de preservar y actualizar las películas nacionales que estaban en vías de desaparición, el plan es una respuesta concreta ante el grave estado de deterioro del patrimonio fílmico nacional, dándole nueva y perfecta existencia para que pueda continuar compitiendo, en igualdad de condiciones, con las demás obras técnicamente modernizadas y no se pierda en la memoria del mundo.

Comentarios