Juan Pablo Russo
13/08/2017 13:14

La película argentina Nadie nos mira de Julia Solomonoff se alzó con con cuatro trofeos Mucuripe, incluyendo mejor película y mejor actor (Guillermo Pfening) en el 27 Cine Ceará - Festival Iberoamericano de Cine , cuya edición se llevó a cabo en entre el 5 y 11 de agosto en la ciudad de Fortaleza, noreste de Brasil con el foco puesto en el cine chileno.

Nadie nos mira

(2017)

La premiación, realizada la noche del viernes en el mítico teatro Sao Luiz, tuvo un cierto tono político y algunas muestras de rechazo al presidente de Brasil, Michel Temer.

Entre los gritos de “Fora Temer”, uno tuvo la voz argentina. Fue el del Guillermo Pfening, que se unió a la protesta al recibir el premio de mejor actor por su papel de Nico, protagonista de la película de Julia Solomonoff.

“Este el primer premio que la película gana. Trabajamos mucho para eso. Este cine es lindo, defiéndanlo porque es muy valioso. Amor al cine, amor a la cultura y foraTemer”, gritó el actor argentno al subir al escenario.

Nadie nos mira también se alzó los galardones de mejor montaje - Andrés Tambornino, Karen Sztanjberg y Pablo Barbieri - y el de la Asociación Brasileña de Críticos del Cine (Abraccine).

Nadie nos mira sigue a Nico ([Guillermo Pfening), un actor de televisión argentino que el éxito lo ha acompañado. En medio de una ruptura sentimental complicada, y queriéndole dar un giro a su emergente carrera, parte a Nueva York para ser parte de un proyecto cinematográfico que se alarga en el tiempo para tal vez nunca concretarse. Sin dinero, amigos distantes, problemas migratorios, relaciones esporádicas que no fluyen y un ego que lo domina, Nico deberá hacer todo lo posible para sobrevivir en una ciudad que no registra su presencia.

Julia Solomonoff realiza un retrato honesto sobre la situación migratoria en Estados Unidos. Lo hace sin regodearse en la miseria de sus personajes, habitual en directores como Alejandro González Iñárritu, sin la necesidad de apelar a golpes de efectos, ni ningún tipo de subrayado. El abordaje está hecho desde el punto de vista de un muchacho común, con trabajo y éxito en su país, que un día decide migrar y se encuentra con una ciudad hostil, donde nadie registra su presencia y es tratado como un invasor. Pero a pesar de eso se niega a regresar, prefiriendo vivir como un homeless, robando comida en el supermercado y cuidando a la hija de su única amiga (Elena Roger) de la que poco a poco la distancia los separará.

La película cubana Últimos dias en La Habana, de Fernando Pérez, consiguió sorpresivamente los premios de mejor dirección y fotografía, mientras que Santa y Andrés, del también cubano Carlos Lechuga, se llevó el de guion y actriz para Lola Amores.

El Premio Olhar Universitário fue para Últimos dias en La Habana, de Fernando Pérez, y para el corto Simbiose, de Júlia Morim.

La gran perdedora de la noche fue Una mujer fantástica, dirigida por Sebastián Lelio, que ganó solo dos Mucuripe en las categorías de mejor sonido y mejor banda sonora, pese a la ovación con la que la rcibió el público y la prensa acreditada.

El largometraje fantástico brasileño Malasartes e o Duelo com a Morte, dirigido por Paulo Morelli y protagonizado por Jesuíta Barbosa logró el premio de mejor dirección de arte, para Tulé Peake.

Por último, Festejo Muito Pessoal, de Carlos Adriano, consiguió el galardón al mejor cortometraje brasileño

El 27 Cine Ceará - Festival Iberoamericano de Cine es uno de los más importantes de su tipo en la región, y tiene como objetivo principal potenciar el cine portugués, de España y toda Latinoamérica. En esta oportunidad, el evento tuvo a Chile como país invitados de honor y El botón de nácar de Patricio Guzmán ofició como film de clausura.

Comentarios