Rolando Gallego
29/05/2017 13:26

Tercera y última jornada de Argentina Comicon, la convención de cultura popular más grande del país, que revolucionó el Centro Costa Salguero con grandes personalidades del cine y la TV, nacional e internacional, stands de distribuidoras, señales, la participación de cosplayers, charlas, merchandising y mucho más.

Necronomicon: El libro del infierno

(2018)

El día empezó con la última presentación de Nikolaj Coster-Waldau, el actor danés que interpreta a Jaime Lannister en Game of Thrones y que deliró a los fanáticos del universo creado por George R. R. Martin. Su participación en la convención también impulso a que el stand de HBO, con experiencias relacionadas a la serie, fuese el más convocante durante los tres días de la muestra.

Argentina Comic-Con ha crecido exponencialmente, superando edición a edición la propuesta anterior, “es mucha presión, porque son figuras muy contemporáneas y si bien amo participaciones como las de Marc Singer o Robert Englund las visitas de este año tienen muchas aristas, que involucran a las empresas para las que trabajan, algo que exigió mucha más concentración que otras veces”, dice Alexis Puig, periodista especializado en cine y series y el host de la muestra desde hace años, encargado de llevar adelante cada una de las actividades en el escenario principal sobre su tarea en la exhibición.

“La muestra creció no sólo en público, y esto tiene que ver con las series, los comics, porque ya no es solo con el nicho o algo de freaky o geek, todos saben de qué va Game of Thrones, por ejemplo, y por eso el evento es cada vez más convocante, y ejerce presión para que los invitados sean de primera línea, y también los estudios y distribuidoras que se dan cuenta que funciona y tienen que apoyar esto”, concluye Puig.

A continuación de Coster-Waldau el escenario principal recibió al equipo de Necronomicon: El libro del infierno (2017) de Marcelo Schapces, film que trae el universo de H P Lovecraft a Buenos Aires, desandando los pasos de aquellos que tienen contacto con el misterioso libro.

“Tengo curiosidad porque yo todavía no vi nada, así que es una oportunidad para ver qué hicieron los chicos de postproducción y también los dibujos de Salvador Sanz, que se animan en la película. Tengo intriga, porque no sé cómo va a quedar,” dice Diego Velázquez, protagonista de la película antes de encontrarse con el público de la muestra.

“Estoy emocionadísima, porque ves que el proyecto tan soñado toma cuerpo, ya vi los 10 minutos que se enviaron a Cannes y quiero verla terminada. Espero que a la gente le guste, lo que ví me pareció hermoso”, cuenta María Laura Calí, coprotagonista y una de las impulsoras del proyecto.

Por su parte Cecilia Rossetto, quien realiza una breve pero contundente participación en el film afirma “nunca hice algo así de esta envergadura y el trabajo de animación, ví algo y es impresionante, el color, la ciudad, es fantástico. Cuando me llegó la propuesta acepté por la oscuridad del personaje, y me divirtió mucho hacerlo. Uno siempre sueña con hacer algo así, jugar con la fantasía, sobre todo en cine, porque en teatro se puede dar”.

Una de las referentes del cine de género nacional es Victoria Maurette, quien también es parte de la película, sostiene que ama filmar cine de género,. "Sólo puedo decir cosas buenas, yo había filmado un corto basado en Lovecraft así que tenía una idea sobre él, igual Marcelo tenía muy en claro qué quería y fue muy fácil trabajar así”, dijo. Por su parte para Nico García, que debuta en el terror con la propuesta de Shapces, “es una película genial, de género, y el director tenía tan claro lo que quería transmitir que es una experiencia muy linda, investigué sobre Lovecraft y los mitos urbanos en Buenos Aires”.

Luego del panel de la película, que presentaron imágenes nunca vistas con anterioridad, fue el turno de la presentación de Leticia Siciliani, Benjamín Amadeo, Matías Mayer, María Abadi y Felipe Colombo en la charla “Jóvenes talentos en el cine y la TV”, presentación que intentó hablar del relevo de figuras en el mapa del espectáculo actual.

“Me encanta la convocatoria, me suena raro lo de talentos jóvenes, igual no sé que identifica a todos, me siento joven (risas) y hago lo que me gusta, a veces puedo hacer más y otras menos, pero intento sí hacer lo mío y generar”, dice Siciliani y agrega “lo bueno del cine es que los productos tienen más tiempo para elaborarse, y en la tele podés volver a hacer, las dos cosas están buenísimas”.

“Me gusta mucho el cine y la televisión, me pasó que arranqué con Géminis (2005) de Albertina Carri, y después hice mucha televisión, con posibilidad de actuar en ellas, porque la tele es muy veloz, igual en el último año pude hacer más cine, La señora Haidi (2017), que me permitió jugar con el género, un desafío actoral grande, y me permitió aprender mucho sobre el terror, algo muy técnico más allá de simplemente gritar”, comentó María Abadi.

Matías Mayer, parte también del panel reflexiona sobre el cine nacional minutos antes de encontrarse con el público. “Fue una grata sorpresa ver Maracaibo (2017), la pude ver con mi familia, tuvo muy buenas críticas, pero hubo falta de apoyo porque hay mucha gente que tiene prejuicio sobre el cine argentino y es una pena”.

Benjamín Amadeo, otro de los convocados para el panel agregó sobre la producción de cine de género, en particular comedia, “yo soy fan de la comedia, y el grupo que se armó para La última fiesta (2016) pertenece al subgénero “fiesta”, y en el film confluyeron fanáticos de este tipo que terminaron apoyando al producto, nos fue muy bien y está dentro de las más vistas de Netflix”.

La jornada continuó con un desfile especial por los 40 años de Star Wars, un concurso de cosplay, y la promesa de regresar con todo en diciembre con una nueva edición que tiene que superar la asistencia y la calidad de invitados de esta edición.

Comentarios