Fabien Lemercier - Cineuropa
25/05/2017 13:36

La familia, primer largo del venezolano Gustavo Rondón Córdova, presentado en competición en la Semana de la Crítica, en el marco del 70 Festival de Cannes, es una historia muy sencilla, la de un padre y un hijo que estrechan lazos tras un evento dramático.

La familia

(2017)

Ir directo a lo esencial, mantener un ritmo en tensión a lo largo de toda una película, sin detenerse ni un momento ni recurrir a artimañas para crear artificialmente una aceleración, saber recortar todo lo sobrante de la trama para sugerir en unas pocas miradas el alma de una secuencia, y lograr pese a todo dar una visión de conjunto de la situación crítica de un país.Esas sos las virtudes de La familia, ópera prima del venezolano Gustavo Rondón Córdova.

Considerada como una de las ciudades más peligrosas del mundo, Caracas y los grandes suburbios desfavorecidos son el patio de recreo de Pedro (Reggie Reyes), de 12 años, y sus amigos. Intercambio permanente de insultos sexuales entre ellos y las chicas de su entorno, masacre en la PlayStation (“¡muere, muere, muere!”), desafíos imaginarios a la policía desde el techo de un edificio: los más jóvenes mimetizan totalmente a sus mayores, que a veces les dan unos billetes, pero “estos chicos no bromean”, y las armas están por todas partes, hasta tal punto que Pedro recoge los casquillos y los alinea como soldaditos de plomo.

Viviendo solo con su padre Andrés (el talentoso Giovanni García), en el límite de la miseria, el adolescente pasa por un momento crítico cuando agrede a mano armada a un chico de su edad que quiere robarle el móvil, hiriéndole en la garganta con un casco de botella. Andrés les traslada rápidamente a otro barrio, pues la venganza pende sobre ellos, pero Pedro, creyéndose invulnerable, ignora el miedo de su padre e intenta escaparse y volver a su casa. Escondidos cada uno en una punta de la ciudad, el dúo aprenderá en 48 horas a redescubrirse, y Pedro tomará consciencia de las consecuencias de sus actos y de las verdaderas raíces de su identidad.

La familia sin ser especialmente revolucionaria a nivel de trama, es una película que consigue hacer mucho con poco y que procede con una sutileza psicológica bajo una superficie de trepidante thriller social. Con tales logros, Gustavo Rondón Córdova se erige como un cineasta prometedor cuya trayectoria habrá que seguir con atención.

Comentarios