EscribiendoCine
19/05/2017 18:27

En el marco del programa “Ciclo de cine en cárceles”, el pasado jueves 18 de mayo se llevó a cabo la exhibición de El peso de la ley en el Complejo Penitenciario Federal IV de Mujeres de Ezeiza (provincia de Buenos Aires), presentada por el actor y director Fernán Mirás, ante un auditorio compuesto por un centenar de mujeres privadas de su libertad.

El peso de la ley

(2017)

La actividad se realizó a partir del convenio suscripto entre el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, la Procuración Penitenciaria de la Nación y la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina y la colaboración del Servicio Penitenciario Nacional, para que las personas privadas de su libertad puedan acceder al derecho a la cultura.

En la proyección estuvieron presentes la jefa de equipo de Género de la Procuración, María Santos; la asesora de la Procuración, Mariana Volpi; la secretaria técnica de la Academia de Cine, Verónica Calvo y en representación del INCAA, el Coordinador de Espacios no tradicionales de Exhibición, Camilo Moreira Biurra.

Mirás dialogó con las internas, ante quienes detalló: “Sentí una gran intriga sobre cómo reaccionarían ante la proyección. Yo no creo que el cine pueda cambiar las cosas siempre –aunque algunas veces lo ha hecho-, pero estoy seguro de que hace pensar sobre algunas cosas. Es muy potente la experiencia de ver que al poder judicial no les es indiferente la película, ni la problemática que presenta. Sus representantes sienten que les preocupa los mismos problemas. Y me alegra haber tenido la oportunidad de que la hayan podido ver”.

La primera película de Mirás como director describe la historia de Gloria Soriano (Paola Barrientos), una abogada que debe defender a un acusado de violación al que considera culpable. En toda su carrera jamás le toco defender a un inocente y tal vez esa sea una de las causas de su desencanto por su profesión y por el sistema legal. Su vocación adormecida parece despertarse cuando se ve obligada a litigar contra la fiscal Rivas (María Onetto), quien fue su admirada profesora en la Facultad de Derecho. El sistema legal ha convertido a la fiscal en lo contrario de lo que enseñaba y su vínculo íntimo con el juez de la causa deja en desventaja a Gloria.

El “Ciclo de Cine en Cárceles” realiza periódicamente proyecciones de películas nacionales en diversos complejos penitenciarios del país.

Comentarios