Rolando Gallego
06/05/2017 23:51

Con la premiación por la noche, y la presentación de dos películas cordobesas con entradas agotadas, la cuarta jornada de la séptima edición del Festival de Cine Independiente de Cosquín (7 FICIC) tuvo su pico de asistencia y la reafirmación de su lema “Amor al cine”.

La siesta del Tigre

(2016)

Jovens Infelizes ou Um Homen que Grita Nao E Um Urso que Danca (2016) de Thiago B. Mendonca se impuso como la mejor película de la Competencia de Largometrajes. En el discurso de cierre Roger Alan Koza, director artístico del FICIC se mostró de acuerdo con la elección de los jurados, dado que él intentó por dos años que la película se muestre en Festivales que se la han rechazado.

“Acá respiramos y compartimos el amor por el cine. Para mí es muy importante pasar el film en Argentina porque somos hermanos y compartimos las mismas alegrías y las miserias… y dedico el premio a todos mis hermanos brasileros que realizan películas insurgentes y políticas y que sufren amenazas de la policía, o están encarcelados, para ellos esto y para que podamos seguir pensando maneras de hacer política desde la poesía”, dijo Mendonca al recibir el premio.

El jurado además otorgó menciones a Bruder der Nacht, de Patric Chiha, y La siesta del Tigre, de Maximiliano Schonfeld.

El mejor corto de la Competencia de cortometrajes fue para A nice place to leave, de Maya Connors (de visita en Cosquín), mientras que A history of sheep, de Ezequiel Vega, obtuvo una mención especial. Como mejor corto de la competencia Cortos de Escuela se alzó con el premio Dónde estás en el futuro, de Julieta Seco, mientras que las menciones de Cine.Ar y RAFMA fueron para Mercado, de Luciano Giardino y A quien corresponda, de Valeria Fernández, respectivamente.

El premio del público fue para Los globos (2016) de Mariano González, película que narra el camino de un hombre (Mariano González,González) que debe asumir un rol para el que no está preparado, o no cree estarlo, el ser padre, mientras continua con sus rutinas laborales que lo evaden de la realidad.

“Cuando empecé a escribir el guion iba a ser padre o cuando él tenía un año más o menos y siempre pensé en trabajar con él porque iba a ser difícil con todos los roles que tenía yo en la película generar esa cercanía o vínculo con otro niño”, afirmó sobre su propuesta durante la presentación del film.

Además hubo premios especiales para Philipp Hartmann, por su participación con 66 Kinos y su buena predisposición, y un merecidísimo reconocimiento por sus diez años a la distribuidora Hasta 30 minutos, de Luciana Abad, por su esfuerzo y acompañamiento.

Durante el día Otra madre (2017) de Mariano Luque, y La mirada escrita (2017) de Nicolás Abello, fueron las otras grandes protagonistas de la jornada, capturando la atención del público que participa de la muestra, que tendrá el domingo una reprogramación de las películas ganadoras desde las 17 horas en el Microcine del Centro de Congresos y Convenciones.

“Después de leer El cine según Hitchcock de François Truffaut, que enumera ciertas pautas del género, y habla también del lenguaje cinematográfico y tuve la idea de trasladarlas a la película tratando de generar la mayor cantidad de sensaciones en el espectador, por eso también la reminiscencia a Hitchcock durante toda la película” afirmó Abello en un Q&A con los espectadores luego de la proyección de su película.

La mirada escrita es una película que juega con el género policial, pero que a partir de la multiplicidad de referencias al cine construye un juego que evita la nostalgia y propone un nuevo acercamiento al menospreciado thriller de suspenso.

Por su parte Mariano Luque se mostró muy contento por poder proyectar la película por primera vez en Córdoba, tanto es así que la convocatoria desbordó el Microcine por lo que hubo que reprogramar una función. Otra madre es una película que se va construyendo a partir de ciertos detalles así que ténganle paciencia”, advirtió al público sobre su relato sobre una madre que deja todo para salir adelante con su hija mientras la realidad y la economía la agobian.

Durante esta edición el festival reafirmó su clara línea y curaduría, y además se destacó por la hospitalidad de los organizadores quienes se despidieron hasta el próximo año con la promesa de continuar un camino de excelencia en el mapa de festivales del país.

Comentarios