Emiliano Basile
27/04/2017 16:59

Los números de Rápidos y furiosos 8 (The Fate of the Furious, 2017) marcan el buen pasar de las grandes franquicias de Hollywood por las salas locales. Claro que con ellas viene el acaparamiento de salas minuciosamente estudiado por las Majors (Warner, Fox, UIP, Disney y Sony) para no superponerse entre ellas y tener, cada quince o veintiún días, el 75% de las multisalas a su disposición. El éxito es también una cuestión de exhibición y distribución.

Rápidos y furiosos 8

(2017)

Rápidos y furiosos 8 se estrenó el 13 de abril y ya superó los 2 millones de espectadores en 15 días, salió con más de 300 copias el día de su estreno. Pertenece a la distribuidora UIP que nuclea a Universal y Paramount. El 04 de mayo Disney tiene preparado el estreno de Guardianes de la Galaxia Vol. 2, otra secuela, otra franquicia que promete acaparar las salas locales. El 25 de mayo es el turno de Piratas del Caribe 5, también distribuida por la Disney.

El 01 de junio es el turno de La Mujer Maravilla, otro capítulo de superhéroes de DC Comics –siguiendo el camino de su par Marvel- pero esta vez para preparar en noviembre la llegada de La liga de la justicia. Sony tiene preparado el estreno de un nuevo capítulo de El hombre araña (Spider-Man: De regreso a casa) el 06 de julio y el 03 de agosto Fox estrena otra secuela de la nueva saga de El planeta de los simios. Pueden consultar los estrenos mes a mes.

Y si de recaudaciones hablamos, de sagas que van por su capítulo 8, en diciembre llega el anhelado Star Wars: Los últimos Jedi, franquicia ahora en manos de Disney (antes de Fox) que trae de vuelta las aventuras de los Jedis en su lucha contra el lado oscuro.

Las fechas de estos tanques de Hollywood están planteadas con muchísima antelación, puede ser un año antes o incluso dos, en algunos casos se pauta la fecha de estreno sin filmarse aún el film. No ocurre lo mismo con el cine argentino que tiene que luchar por encontrar un lugar en las salas de los complejos, cada vez más difícil de conseguir. Los tanques seguirán llenando salas y recaudando en la taquilla pero no es solo una cuestión de gustos, quien controla la exhibición y la distribución, maneja el negocio.

Comentarios