EscribiendoCine
14/04/2017 14:21

La Competencia Argentina es quizás una de las secciones que más atención genera en el público nacional y en programadores extranjeros. Este año la selección de 15 largometrajes exhibe una heterogeneidad impensable. Estos films se han realizado a lo largo y ancho del país, e incluso afuera, por lo que representan una variedad de voces, de temas, de género e intereses que dan un panorama amplísimo de lo que se produce en y desde la Argentina.

Cetáceos

(2017)
7.0

De ellas, seis son óperas primas: en Las cinéphilas (Argentina, 2017), María Álvarez presenta las tardes de mujeres mayores solas de Argentina, España y Uruguay, que van al cine no solo a paliar su soledad sino a enriquecer sus vidas; con Los territorios (Argentina-Brasil, 2017), Iván Granovsky construye un relato en primera persona donde persigue sucesos geopolíticos alrededor del mundo y se construye como personaje. Una familia atravesada por la tragedia es documentada crudamente en Orione (Argentina, 2017) de la mano de la directora Toia Bonino. Cetáceos (Argentina-Italia, 2017), de Florencia Percia, parece redescubrir una porción del Nuevo Cine Argentino mediante un personaje que se abandona al azar para romper el círculo de su cotidianidad; Sofia Brockenshire y Verena Kuri construyen un relato discreto y lírico sobre la búsqueda de una hermana desaparecida en Una hermana (Argentina, 2016), y Moroco Colman exhibe una historia de rencillas familiares pretéritas, alcohol y sexo en Fin de semana (Argentina, 2016).

Por su lado, El Pampero (Argentina-Uruguay-Francia, 2017) propone una river movie protagonizada por Julio Chávez con la dirección de Matias Lucchesi, sobre un hombre con una enfermedad terminal que decide emprender un viaje solitario; mientras que Martín Benchimol y Pablo Aparo presentan El espanto (Argentina, 2017), su segundo largometraje en conjunto sobre una extraña enfermedad que solo es curada por un anciano que nadie se anima a visitar. En Vergel (Argentina-Brasil, 2017), Kris Niklison crea una comedia absurda -o un drama alimentado por gestos insensatos- sobre un proceso de duelo con mucha burocracia y plantas que regar.

José Celestino Campusanoo juega una nueva carta con Cícero impune (Argentina-Brasil, 20017), filmada en Brasil, historia de venganza, brutalidad y abandono con el estilo despojado característico del director. Y Baltazar Tokman presenta Casa Coraggio (Argentina, 2017), sobre el viaje de Sofía hacia su pueblo natal para ayudar a su padre con el oficio de funerario, tradición familiar que deberá seguir o rechazar. La localidad de Colón, Entre Ríos, es retratada por el documental Una ciudad de provincia (Argentina, 2017), de Rodrigo Moreno, donde se cruzan días y noches, personas y el transcurrir de las horas.

Varios films abordan los conflictos familiares y sus intrincadas derivaciones desde distintos géneros y estilos. En Otra madre (Argentina, 2017), Mariano Luque cuenta la historia de una madre atrapada en los vínculos familiares y laborales; mientras que La vendedora de fósforos (Argentina, 2017), de Alejo Moguillansky, refleja con inteligencia y sofisticación la vida de Marie y Walter maniobrando en el mundo del arte y sus adyacencias.

Finalmente, Diego Bliffeld presenta Hora día mes (Argentina, 2017), producida por Mariano Cohn y Gastón Duprat y escrita y narrada por Marcelo Cohen, una de las voces más singulares de la literatura argentina.

Comentarios