Rolando Gallego
02/02/2017 11:04

Netflix sigue alimentando sus producciones con los mejores exponentes de cada género para poder así potenciar cada lanzamiento y nueva producción. Si Adam Sandler, Ashton Kutcher y Kevin James, sólo para mencionar algunos ejemplos, fueron los absorbidos por el gigante del streaming para reforzar sus comedias, la incorporación de Drew Barrymore no debería parecer una rareza dentro de esta línea.

Miss You Already

(2013)
8.5

Barrymore ha compartido con Sandler una serie de películas claves de la nueva comedia americana, y juntos se han dado el gusto de participar y colaborar en películas, reforzando su idea sobre el entretenimiento. Por eso no es casual que ambos ahora desarrollen su carrera por el sistema de streaming.

Es que además, si bien hace un tiempo que la actriz viene relegando su participación en películas (la última data de 2015, Miss You Already, inédita en el país) para dedicarse a la familia, la carta blanca que le brindó Netflix para protagonizar un producto a su medida no era algo que podía rechazar.

Protagonizando y produciendo Santa Clarita Diet (2016) Barrymore se deja seducir una vez más por la comedia bizarra, esa que tanto le gusta (recuerden su pasado) y que tal vez el perfil más blanco que fue perfilando con propuestas familiares no le ha permitido lucirse en los últimos tiempos.

En la serie de 10 episodios de media hora, que estarán disponibles desde el 3 de febrero online, Sheila (Barrymore) es una mujer que alterna el cuidado de su hogar con una carrera como agente inmobiliaria en Santa Clarita, un apacible pueblo de la costa Americana.

Junto con su marido Joel (Timothy Olyphant, de Deadwood) tienen una vida apacible, mientras crían a su única hija Abby (Liv Hewson) y disfrutan de la tranquilidad de la zona sin ningún tipo de conflicto.

Pero cuando un día, inexplicablemente, Sheila se transforma en una zombie, tanto su marido como su hija, como también el hijo nerd de sus vecinos (Skyler Gisondo) la ayudarán en su cruzada para comprender qué es lo que realmente le está sucediendo, y también a alimentarse.

Porque justamente el chiste de esta sitcom, con momentos muy divertidos, por cierto, que cruza las clásicas comedias familiares, con el género zombie, es que a diferencia de otros productos en los que sus protagonistas no revelan su verdad, acá nadie oculta nada, al contrario, todos ayudan y acompañan a Sheila en su transformación y alimentación.

La pesquisa sobre qué pasó con la mujer, el porqué de su rarísima transformación, la suma de adeptos a la causa y la amenaza constante de la revelación al resto de Santa Clarita de aquello que le pasa, son los puntos que marcan el timing narrativo del relato, de una propuesta que además linda con el policial.

Santa Clarita Diet es un híbrido que captará la atención tanto de los fanáticos de la actriz como de aquellos que desean encontrar algo diferente en la amalgama de géneros, potenciando a Drew Barrymore, que está sin frenos y sin censura, disfrutando de la libertad con la que se mueve dentro del producto, tal vez lo más interesante de la propuesta.

Comentarios