Rolando Gallego
18/09/2016 20:41

Con una larga trayectoria en cine y televisión Carlos Belloso regresa al ruedo en Vigilantes, sitcom local, que en plan de comedia física y bizarra, transmite una reflexión profunda sobre la precarización laboral y el extremo control al que estamos expuestos día a día. Desde el lunes 19 de septiembre a las 23 horas por TBS, Belloso se pondrá en la piel de Lombardi, el jefe de dos aspirantes de controladores de taxistas  que deberán aceptar cada regla irrisoria que éste les imponga.

¿Cómo te llegó la propuesta?
Me mandaron los libros, me entusiasmé muchísimo, porque estaban muy bien escritos, me la imaginaba, que iba a ser muy divertido, desopilante, absurdo, muy identificatorio de una época, del control, pero en absurdo.

¿Cómo fue el rodaje de la serie?
Duró un mes, se grabaron de manera consecutiva, hubo algunas cuestiones de locación que quedaron pendientes, pero en general fue todo consecutivo.

¿Cómo construiste tu personaje?
Mi personaje es un jefe, bipolar, con una barreta en la mano y el absurdo está implícito en él. De hecho en la serie, que trata sobre dos aspirantes a un puesto y que yo sea el jefe es más siniestro. Me inspiré más en ciertos grados militares que en otra cosa, con las contradicciones en las órdenes, por ejemplo, que cambian las frases mientras las dan.

¿Cómo es que Lombardi controla a los taxistas y a los empleados?
Sí, y al mismo tiempo a mí también me espían, hago el proyectos y estoy dentro del proyecto, nos espiamos mutuamente, los taxis se incorporan porque los aspirantes al trabajo tienen que controlar y tomar nota como parte del proceso, a partir de ahí el espiar es parte esencial del programa.

¿Habías participado antes de una sitcom?
Hice un capítulo de Casados con hijos nada más, y me parece que el formato es lo más cercano al teatro.

Es muy similar a lo que venías haciendo…
Si, a mí me gusta actuar, no importa el género, en Tumberos estaba en el otro extremo pero el programa tenía un costado de comedia oscura, esto va para otro lado, pero me encanta.

Acá podes explorar más lo corporal…
Sí, porque me tira eso, pero acá me posibilita explotar lo físico que si bien lo hago en el teatro acá se potencia.

¿Cómo es hacer un personaje en el borde de lo siniestro y la comedia?
Es así, el personaje es miembro de un proyecto aberrante, y tiene que ver con eso y la actuación debe despertar risa y carcajada y algo más subterráneo y oscuro, porque no deja de ser un experimento con seres vivos.

¿Los taxistas saben que son filmados?
Eso es un tema que no puedo decir, pero al mismo tiempo hay taxistas que prefieren hablar mirando a cámara y otros que no, y es interesante eso porque uno empieza a sospechar si saben o no que son filmados a medida que avanzan los capítulos. Igual es algo terrible el control.

¿Cómo te predispone esto?
Es terrible, pero antes había una moral sobre las grabaciones y la sociedad vigilada y ahora hay pocas cosas que no se pueden hacer, no tener Facebook o mail, e igual estas expuesto, moralmente estamos acotados y hay gente que aprovecha su momento de fama y exponerse e ingresar al mundo del espectáculo sin hacer nada. Igual a esta altura ya no cuestionamos tanto eso y me parece que avanzó y el futuro ya llegó. Tratamos de cuidarnos más, o buscamos cámaras para ser el único que se mete una zanahoria en la nariz, para un lado u otro estamos restringidos moral y éticamente. Yo soy una persona pública, hace tiempo, y creo que desde el lugar público hay que medirse y llegó el momento de decir cosas que no hiera ni lastime a la gente.

Hay mucho para pensar…
Sí, porque no queremos que no controlen mucho, pero lo estamos.

¿Tuvieron capacidad de improvisar?
Sí, pero los libros estaban muy buenos, más que nada jugábamos con el director.

¿Te interesaba que eran guiones argentinos?
Sí, siempre son adaptaciones, pero igual corre mucho más por el actor, que por el adaptador que adapta al “argentino”. Los actores son los verdaderos adaptadores a la hora de comunicar con el público, es un peldaño que debemos reconocerlo, como el actor argentino que puede adaptar a la adaptación más a la comedia que la estructura extranjera.

¿Te llama la atención que esté producto llegue a una señal panregional como la de TBS?
No, porque los códigos argentinos ya están pan regionalizados, y el producto fue filmado sin saber dónde se iba a pasar. Regionalmente ya conocen cómo hablamos o cómo funciona el acento en ciertas comedias. El actor argentino, por ejemplo, no habla en castellano, habla en porteño, y ya se sabe y ya se contaminó el acento en todo, no cambia tanto, está consensuado. Me gusta que esté en TBS porque es un canal de comedia y el público específico la va a buscar acá.

Vigilantes surge del concurso de fomento de series del INCAA, ¿sabes si continúan?
No lo sé, pero el INCAA como entidad debe hacer concursos para películas pero también para este tipo de proyectos, es un servicio, que debe ser subsidiado porque es cultura.

¿Se hará una segunda temporada?
Ojalá, porque la pasé muy bien, la haría por trabajo pero también porque la pasé muy bien.

Vigilantes estrena el lunes 19 las 23, y se emitirá todos los lunes a la misma hora en TBS.

Comentarios