Damián Moreno
06/03/2016 12:45

Beasts of No Nation (2015), de Cary Fukunaga, la cual está basada en el libro de Uzodinma Iweala, es una película que retrata la guerra civil en el continente africano, toda esta experiencia vivida desde la mirada de Agu, un niño que forma parte de la rebelión en contra del gobierno. El film está protagonizado por Idris Elba y Abraham Attah y puede verse por Netflix.

Beasts of No Nation

(2015)

En una producción original de Netflix y con un presupuesto de solo 6 millones de dólares, Cary Fukunaga se encarga de llevar a cabo una historia que estremece la sensibilidad del público, Agu (Abraham Attah) es un niño de aproximadamente unos 11 años de edad que vive en una pequeña aldea del oeste africano, donde la guerra todavía no ha llegado, sim embargo cuando esta llega a él, lo dejara solo con el mundo y ahí será reclutado por el comandante rebelde (Idris Elba) de la Fuerzas nacional de defensa (FND) para vivir en carne propia todas atrocidades que provoca la guerra entre los hombres.

La idea o el concepto de que un chico de apenas unos años, sea un soldado para combatir en el frente de batalla por ideales absurdos que ni él o los adultos entienden, es nefasto desde cualquier punto de vista. Pero es una clara realidad en el mundo en cual vivimos y el director de la película lo sabe muy bien, lo refleja de una buena manera en cuanto al tratamiento que se le da al guion que invita al espectador a vivirlo junto con su protagonista, una sólida actuación de Abraham Attah permite cumplir la misión propuesta por el director. Se puede ver la descomposición psicológica y física que este pequeño guerrillero va sufriendo durante el devenir de la trama, la disolución que su mente infantil va sufrir por todo el entorno que lo rodea, ya sea la muerte, la política, su comandante y mismo la religión lo convertirá en una bestia más entre sus pares, que el mismo se preguntara si podrá volver a ser el de antes.

Desde lo técnico es impecable la fotografía, permite ver los privilegiados paisajes que posee el continente africano, parte de este proyecto cinematográfico fue hecho Ghana, la música compuesta por Cliff Martinez (The Knick, Un corazón normal y Traffic) ayuda a poner en clima varias escenas.

Sin dudas, es una película que induce a la reflexión sobre la guerra y sus consecuencias, y a preguntarnos si somos unas bestias que solo quieren el control para gobernar a una gran manada.

Comentarios