Adrián Monserrat
26/02/2016 13:56

En la antesala de los Premios Oscar, analizamos el interrogante que nos propone el documental de Netflix nominado en el rubro a Mejor Documental, acerca de la vida de una de las celebridades más importantes y polémicas de la música de la década del ´60.

What Happened, Miss Simone?

(2015)
8.0

Sin lugar a dudas, Netflix dejó de ser tan sólo un streaming que brinda la posibilidad de consumir todo tipo de series y películas. Es más que sólo eso. En un abrir y cerrar de ojos, la empresa creció abanderada en no dormirse en los laureles y comenzando a salir al ruedo con productos propios, ya sea producidos o tan sólo logrando la exclusividad para distribuirlos. En la rama de la televisión, ya son productos laureados e icónicos los que caracterizan al lema “Producto original de Netflix”. Desde el drama político de House of Cards, pasando por la cárcel de mujeres de Orange is the new black, las series compiten a la par de las grandes cadenas televisivas norteamericanas haciéndose de galardones como los Emmy y Golden Globe. Hace dos años, ocurría un hito que comenzaría a marcar una tendencia de hoy en día. En las nominaciones a los Premios Oscar del año 2013 The square, un documental adquirido por Netflix para su distribución, se colaba en el grupo de las nominadas a Mejor Documental. El año pasado sucedió algo similar con la nominación al documental Virunga. Hoy la empresa celebra el doble al posicionar dos documentales entre las cinco nominadas a Mejor Documental: Winter on Fire: Ukraine's Fight for Freedom y What Happened, Miss Simone?. Tomamos el guante de la segunda de las nombradas y nos sumergimos en un camino para intentar responder sobre qué es lo que sucedió con la diva del jazz y blues Miss Nina Simone.

La casi hora cuarenta de duración alcanza con creces para recorrer de manera intensa cada una de las aristas de este emblema musical que, de un momento al otro, pasó de ser una de las voces musicales más importantes a ser olvidaba, odiada y burlada por una parte de la sociedad. Con imágenes inéditas de actuaciones en vivo y testimonios de familiares y amigos, se retrata de una manera cálida e impactante a la figura de Miss Simone. Nina comenzó a desarrollarse musicalmente como pianista, acompañando cada nota con su voz. Con el pasar de los años y entrando en la adultez, su carrera creció enérgicamente realizando shows y todo tipo de presentaciones hasta ser aclamado por el público amante del jazz y blues. La mayoría de sus canciones compartían una misma temática: la libertad y la identidad. “Desearía poder entender quién soy” era una de las frases ejemplificadora de los dramas internos que sufría la diva. Justamente estos temores y la lucha contra sus propios demonios es uno de los argumentos tratados en Amy (La chica detrás del nombre), el documental favorito para ganar el Oscar en los próximos días. No es casual que muchas veces la fama traiga aparentada éstas cuestiones.

Unos años después, Nina Simone deja de realizar canciones sentimentales del rubro del jazz y el blues para refugiarse en temas con contenido social y tintes políticos. De esta forma, comenzó a hacerse escuchar acerca de la lucha contra el racismo y pregonando por los derechos civiles, presentándose en tan sólo actos de contenido social. Con el tema “Mississippi Goddam”, lanzado en 1964, daba una clara muestra de adonde quería dirigirse y lo poco que le importaba el quedar correcta diplomáticamente. Fue tanta la lucha que sostenía, codeándose con emblemas de la lucha contra el racismo como Martin Luther King o Malcom X, que el desgaste era notorio quedando en la soledad del conflicto y en la soledad como artista. Su carrera había llegado al final y sentía que debía irse a otro lado, alejarse de lo que vivió y buscar un nuevo rumbo. “Los artistas que no se involucran con la difusión de un mensaje quizás sean más felices” era una de las frases más rimbombantes brindadas por Nina, en clara alusión de su infelicidad, su necesidad de la libertad y la búsqueda de la identidad.

Netflix de esta manera lo vuelve a hacer, confirmando el prestigio obtenido en el rubro documental. Con una excelente dirección de Liz Garbus, directora del documental The Farm: Angola, USA nominado al Óscar en el año 1999, la obra plantea un interrogante que se responde de distintas maneras a cada instante, con quiebres marcados gracias a un magistral guion y brindando un abanico de posibilidades por el cual el espectador sea quien tome el camino que desee sobre qué fue lo que sucedió con Miss Simone. Desde ya, la pregunta está latente y todavía puede llegar a seguir siendo una incertidumbre, pero desde acá nos tomamos el atrevimiento de reformularla y de comenzar a preguntarnos de ahora en adelante: ¿Qué sucedió con Netflix? ¿Qué sucederá? ¿Comenzará a posicionarse en la rama del cine con largometrajes distribuidos o producidos de manera exclusiva? Serán preguntas para comenzar a responderse a cada instante en los próximos años, pero seguramente la respuesta será una sola y todo depende del crecimiento del servicio streaming que, como viene la mano, parece inclinarse hacia el éxito rotundo con pocas posibilidades de fracaso.

Comentarios