EscribiendoCine
05/01/2016 14:35

Oscuro animal, ópera prima del colombiano Felipe Guerrero, una coproducción con Argentina de Gema Films, y la paraguaya La última tierra, de Pablo Lamar, competirán en la próxima edición del Festival de Rotterdam (Holanda), que se celebrará entre el 27 de enero y el 7 de febrero de 2016. También estará la brasileña A cidade onde envelheço, de Marilia Rocha. En la sección Bright Future se verán las argentinas Toponimia, de Jonathan Perel, y Las lindas, de Melisa Liebenthal.

Oscuro animal

(2016)

La ópera prima de ficción de Felipe Guerrero (Corta, 2012), coproducida por Holanda, Alemania y Argentina, Oscuro animal, narra la historia del viaje de tres mujeres (Marleyda Soto, Luisa Vides y Jocelyn Meneses) de la selva a la ciudad para escapar de la guerra de las zonas rurales de Colombia. Cada una de estas mujeres, desgranando el terror, retoma su viaje en busca de la paz. Una vez en Bogotá, cada una reúne fuerzas para afrontar el nuevo curso de su vida perdida. Rocío es una víctima del conflicto armado en su país, y acosada por los paramilitares, tras la desapación de su marido, decide huir. Por su parte, "La Mona" ha apuñalado a su novio abusador, un joven comandante paramilitar abusivo. Se práctica a sí misma un aborto y escapa. Por su parte, Nelsa, que ha formado parte de esos grupos paramilitares, los abandona tras encargarse de enterrar los cuerpos desmembrados de campesinos ejecutados.

Mientras que La última tierra, del paraguayo Pablo Lamar, narra las desventuras de una pareja de ancianos (Ramón del Río y Vera Valdéz Barreto), que vive en un cerro distante. Evangelina ha estado muriendo hace ya un largo tiempo. Y Amancio la acompaña silenciosamente, hablando con ella cada tanto, susurrando pausadamente, manteniéndose a su lado hasta el amanecer, al momento de su muerte. En soledad, Amancio se encarga de las distintas tareas para enterrar a Evangelina: lava su vestido en el arroyo, cava el pozo de la tumba, lava su cuerpo suavemente. Entonces, hacia el final del día, la carga hasta la tumba, se despide y, palada tras palada, deja el cuerpo de Evangelina bajo tierra.

Comentarios