Rolando Gallego
06/12/2015 13:18

Con una primera exitosa experiencia en Ventana Sur, y las ganas de continuar difundiendo el cine de su país, una pequeña delegación de la industria del cine de Paraguay intentó demostrar y generar lazos con todos los participantes del evento para poder continuar en un camino que los pueda posicionar como uno de los grandes generadores de contenidos cinematográficos de la región.

7 cajas

(2012)

Y razones no les faltan. Al reciente éxito mundial de la aclamada 7 cajas (2012), de Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori, que sólo en Paraguay fue vista por 11 mil personas, récord absoluto para la plaza, luego se sumaron otras producciones como Latas vacías (2013) de Hérib Godoy, con 2500 entradas, Luna de cigarras (2014) de Jorge Bedoya, 2800, o la reciente Mangoré, por amor al arte (2015), de Luis. R. Vera, la producción más cara del cine nacional (1.5 millones de dólares), que pudo estrenarse en el circuito comercial, consiguiendo 3 mil entradas.

Cada una de las películas tuvo que pelear codo a codo con títulos internacionales, los que principalmente estrenan las grandes cadenas exhibidoras en las 41 pantallas que hay en todo Paraguay. Las mismas están concentradas en Asunción pero también en lugares como Encarnación y Ciudad del Este, los otros dos lugares con cines del país, eso sin contar con los espacios alternativos de exhibición.

Quizás los números de taquillas parezcan mínimos, pero con 150 estrenos al año, el número de entradas vendidas en Paraguay es de 12 mil en total, de ahí que 7 cajas hayas sido el fenómeno que fue en su país de origen.

Para 2016 la cadena Cinemark inaugurará 10 pantallas más, lo que implica la posibilidad de exhibición para los 16 films que actualmente se encuentran en la fase de preproducción y rodaje y los seis están en la fase de desarrollo de guión.

Pero la pelea por las salas es complicada, dentro y fuera del país, así, dialogando con Carlos M. Gimenez, periodista del Diario La Nación de Paraguay, pudimos conocer el detalle de color que 7 cajas estuvo a punto de nunca estrenarse en Argentina, principalmente porque cuando se la ofrecieron en 2012 a varios distribuidores locales, los mismos no quisieron adquirirla “luego cuando en San Sebastián la película gana y es comprada por Shoreline Entertainment para la distribución mundial, tampoco Argentina era una plaza ansiada para la exhibición”, pero gracias al interés de Mirada Distribución finalmente pudieron negociarse los derechos para el país y terminó vendiendo alrededor de 70 mil tickets.

7 cajas alertó a la incipiente industria paraguaya del cine de las posibilidades que tenían. Sin poder presentarla en el Oscar, por no contar con una Academia para hacerlo, este año se formó la misma para pre candidatear El tiempo nublado (2014) de Arami Ullón, film en el que la propia directora se coloca frente a cámara para narrar una desgarradora historia sobre desarraigo y pérdida.

Otro logro reciente del sector fue la creación de la Mesa Multisectorial del Audiovisual de Paraguay, que fue la que disparó la presencia en Ventana Sur del país, y que gracias al esfuerzo individual de cada uno de los participantes (en cuanto a costos de traslado y armado del stand) ha permitido que, por ejemplo, se iniciaran negociaciones para coproducciones y pre ventas de los films del país.

Osvaldo Ortiz, productor de varios de los films es una de las miradas más lúcidas sobre la producción paraguaya “comenzar a hacer películas fue difícil, principalmente por un ambiente hostil en el país para esto. Generalmente somos dependientes de políticas estatales, pero es difícil pedirle a alguien que no vive o sabe del cine esto. Las coproducciones serán la salida, porque es muy difícil hacer cine en Paraguay, sí tenemos mucho talento pero necesitamos seguir trabajando mucho”.

Sólo para reforzar este punto Ortiz indició cómo a las películas les está yendo mejor afuera que en el propio Paraguay “A Mangoré le va mejor internacionalmente que dentro de su propio país. Creo que tenemos que hacer mucho cine y de diferente género para poder trabajar con más diversidad, luego el tiempo y los espectadores serán quienes decidan”.

Como dato de color, en cuanto a distribución de cine argentino en Paraguay, aún no se ha estrenado Relatos salvajes (2014) y sí han llegado películas comerciales como la saga de Socios por accidente con buena respuesta del público.

El cine paraguayo se está preparando para un gran despegue, y su participación en Ventana Sur y la organización de “La noche del cine paraguayo”, que permitió a conocer a los actores del sector antes de la proyección La chiperita (2015), de Hugo Cataldo son algunos de los esfuerzos realizados para posicionar al país como uno de los generadores de contenidos más importantes de Sudamérica, pese a tener aún muchas deudas internas y problemáticas relacionadas a la exhibición por resolver.

Comentarios