EscribiendoCine
26/11/2015 17:46

El club, de Pablo Larraín; el director colombiano Ciro Guerra y la actriz argentina Dolores Fonzi, se encuentran entre los ganadores de la segunda edición de los Premios Fénix del Cine Iberoamericano, ceremonia que se realizó anoche en el teatro Esperanza Iris de Ciudad de México. Relatos salvajes ganó el premio de los exhibidores.

El abrazo de la serpiente

(2015)

La película chilena El club de Pablo Larraín se convirtió en la cinta triunfadora de la segunda edición de los Premios Fénix del Cine Iberoamericano, que reconocen a lo mejor del séptimo arte de esta región.

La historia, que retrata la impunidad de la iglesia obstinada en lavar de puertas para adentro pecados como la pederastia o la complicidad con torturadores, logró obtener cuatro galardones, entre ellos el de mejor película.

La cinta, que ganó el Oso de Plata, Premio Especial del Jurado en el festival de Berlín, también ganó los galardones al mejor guión, al mejor actor para Alfredo Castro y al mejor director.

Ciro Guerra  fue galardonado también como mejor director por El abrazo de la serpiente, un premio que también recibió Pablo Larraín]. La coproducción colombiana-argentina también ganó la mejor música para Nascuy Linares, al mejor sonido para Carlos García y Marco Salvarria, así como el premio a la mejor fotografía de ficción para David Gallego.

En total se entregaron 13 galardones, siendo el de la mejor actriz para Dolores Fonzi por La Patota, que fue recibido por su ex esposo el actor Gael García Bernal, quien la definió como "una gran actriz, una gran amiga y una gran madre".

El mejor vestuario fue para Sofía Lantán por Ixcanul, un film de Guatemala y Francia, mientras que la española La Isla Mínima se llevó el galardón al mejor diseño de arte, que fue para Pepe Domínguez.

El premio a la mejor fotografía documental lo ganó la producción chilena, española y francesa El botón de nácar de Katell Djian; el mejor largometraje documental, la brasileña Últimas conversaciones de Eduardo Coutinho; la mejor edición, Las mil y una noches de Miguel Gomes.

En la noche se entregaron cuatro premios especiales, el primero de ellos fue para la Filmoteca Española, recogido por su director Chema Prado, por haber contribuido desde 1953 con la labor de custodiar, recuperar, investigar, conservar y difundir el patrimonio cinematográfico español y promover su conocimiento.

El crítico mexicano Jorge Ayala Blanco recibió el Fénix a su trabajo de investigación cinematográfica, un galardón otorgado la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (Fipresci), por sus más de 50 años de carrera.

Mientras, el Fénix a la trayectoria, que entregan las diferentes academias de la región, consejos y asociaciones de cine de los países de Iberoamérica, fue para el chileno Patricio Guzmán, quien no pudo recibirlo en persona aunque hizo un agradecimiento mediante un vídeo.

Por último, el Fénix de los exhibidores lo recibió la película argentina Relatos salvajes por haber tenido un estreno comercial en 15 países y recaudado cerca de 28 millones de dólares en Iberoamérica.

El premio Fénix es una escultura diseñada por el brasileño Artur Lescher que simboliza un huevo del ave Fénix hecho de hierro carbonizado.

En esta edición, los 18 largometrajes de ficción y 7 documentales nominados fueron el resultado de una selección de más de 700 largometrajes estrenados de mayo de 2014 a mayo de 2015 en festivales de cine o en salas comerciales.

Comentarios