EscribiendoCine
25/11/2015 22:46

A partir del 26 de noviembre se podrán apreciar en México cuatro de las producciones del cineasta argentino Ezequiel Acuña: Nadar solo, Como un avión estrellado, Excursiones y la reciente La vida de alguien.

La vida de alguien

(2014)

Para Ezequiel Acuña, la fantasía y los anhelos no son exclusivos de la adolescencia, toda vez que la frescura de ese momento se halla en todas las etapas de la vida, de ahí que ha tomado a la juventud como pilar de su obra. En ese sentido, La vida de alguien (2014) da cuenta de la historia de “Guille” (Santiago Pedrero), quien busca reunir a su banda de rock 10 años después de su separación, debido a que una compañía discográfica decide editar el disco inédito que grabaron antes de separarse. Para lograr su cometido deberá lidiar con la misteriosa desaparición de uno de los integrantes de la banda.

Nadar solo (2003) pondera la incomunicación con la familia, el estancamiento de su banda musical y su posible expulsión del colegio, de “Martín” (Nicolás Mateo). Pausada y minuciosamente, Acuña se adentra al mundo cinematográfico con una pieza sobre la vida de un adolescente con profundas dificultades para vincularse con el mundo.

En Como un avión estrellado” (2005), el protagonista, llamado “Nico” (Ignacio Rogers), intenta acercarse a una mujer chilena de quien está enamorado, pero sus inseguridades salen a flote.

La cinta que completa la retrospectiva es Excursiones (2009), en la cual se capta la intensidad de una relación amistosa a través de la historia de “Marcos”, quien al quedarse sin trabajo decide retomar un viejo monólogo escolar y convertirlo en una obra de teatro. Para lograrlo, contacta a su viejo amigo “Martín”, quien se ha convertido en un guionista profesional. Ambos se reencuentran después de 10 años. En esta película, el cineasta argentino intercambia la apatía angustiante de los personajes de sus filmes anteriores para contar con humor los vaivenes de una relación amistosa.

Comentarios