EscribiendoCine
29/09/2015 15:45

El cine argentino tendrá una importante presencia en la duodécima edición del Festival Internacional Piriápolis de Película, que tendrá lugar del 2 al 4 de octubre en el Hotel Argentino de esa ciudad uruguaya y será inaugurado con la proyección de la coproducción argentino-española Zonda, Folklore Argentino, de Carlos Saura.

Zonda, Folklore Argentino

(2015)

El festival entregará este año un Premio a la Trayectoria al cineasta argentino Alejandro Agresti, de quien se exhibirá El acto en cuestión, una de sus más importantes creaciones, con las actuaciones de Carlos Roffe y Mirta Busnelli, que será presentada en flamante copia digital tras dos décadas de ser casi imposible verla.

A diez años de su estreno, se exhibirá el film Elsa y Fred, del argentino Marcos Carnevale, en homenaje a China Zorrilla, de quien el 17 de septiembre se cumplió un año de su fallecimiento, y con la participación del popular actor Carlos Perciavale, amigo de toda la vida de la actriz y partenaire junto a ella en exitosos espectáculos.

Perciavalle llegará al festival además para presentar en carácter de estreno el film El cielo del centauro, último largometraje del argentino radicado en Francia Hugo Santiago.

Por su parte, el argentino radicado en Uruguay Javier Olivera presentará La sombra, donde ofrece una mirada íntima y personal, en la que se desliza cierta amargura por un pasado de esplendor, centrado en una lujosa casona familiar, hoy en ruinas y a punto de ser demolida.

Del director y productor Marcelo Céspedes llegará el singular testimonio de La Ballena va llena, en el que retrata como el colectivo artístico Estrella de Oriente, que el propio director integra junto a Juan Carlos Capurro, Juan "Tata" Cedrón y Pedro Roth, se ven inmersos en un absurdo proyecto de la construcción de un barco.

El amor por el cine está en el eje de Un importante preestreno, en el que el cineasta Santiago Calori, rescata toda una época de la cinefilia, la censura y otras divertidas curiosidades que brindan distribuidores, críticos y fanáticos, de lo que fue una forma de acercarse al cine y que hoy está en riesgo de desaparecer.

Por su parte en Llamas de nitrato, Mirko Stopar (cineasta argentino radicado en Noruega) se acerca a la figura de la mitológica actriz francesa María Falconetti, protagonista absoluta del clásico del cine mudo La pasión de Juana de Arco, de Carl Theodor Dreyer, quien terminó sus días en forma misteriosa en Buenos Aires luego de la guerra.

A esto se suma el aporte desde el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) con un programa especial por de “La noche del cortometraje”, donde se seleccionan los mejores cortos premiados en festivales argentinos y para lo cual llegará Liliana Amate, directora del Departamentos de Cortometrajes de ese organismo argentino.

En tanto, en el marco de la muestra Otrocampo, una apuesta a transitar por los márgenes del cine independiente argentino que cuenta con la curaduría de Victoria Ciaffone y Marcelo Páez, se verá el documental Amasekenalo, un diario de viaje muy particular del argentino Paulo Pécora que muestra paisajes, personajes y situaciones exóticas en tierras africanas y los pormenores del rodaje de Los Dioses de Agua, de Pablo César.

Comentarios