Emiliano Basile
07/09/2015 13:43

La última película del chileno Matías Bize (En la cama, La vida de los peces), en coproducción con Argentina, fue recibida con efusivos aplausos por el público presente en la sala. El film que retrata el dolor de una pareja tras la pérdida de su único hijo, participa de la sección Venice Days del certamen que se desarrolla en el Lido del 2 al 12 de este mes. Dialogaron con la gente luego de la proyección, el director y la pareja protagónica, Benjamín Vicuña y Elena Anaya.

La memoria del agua

(2014)

La memoria del agua (2015) alude metafóricamente al proceso interno que experimentan los padres del niño fallecido en trágicas consecuencias. En ellos se centra el relato, para captar el dolor interno que atraviesan. Pero no se trata de un film de redenciones personales ni de soluciones facilistas, pues obliga al espectador a “percibir” aquello que sucede en cada escena. “Era importante que el espectador complete una parte de la historia”, argumenta el director.

Matías Bize reposa la cámara sobre el rostro de sus personajes, con primeros y hasta primerísimos primeros planos, dejando que su interior se trasmita a través de sus rostros. Benjamín Vicuña comenta que "con Elena (Anaya) estuvimos dos meses ensayando como si fuera una obra de teatro. A través de ese metodo encontramos la forma de comunicarnos y de que sea creíble el vínculo de esta pareja que se amaron en el pasado”.

Esta elección le da suma importancia a las emociones, aquellas que son lo más difícil de trasmitir en el audiovisual. “Trabajar con Matías fue buscar un registro honesto, transparente y no actuar el dolor sino ser habitados por él”, continuó el actor chileno.

La música crea el clima adecuado al film, y la gran actuación de sus intérpretes. Matías Bize dijo que "ell dolor tenia que cruzar la película, lo que Benjamin y Elena trasmiten con la mirada me parecia fundamental. Espero que la película llegue, conmueva. En ese sentido los silencios y la música forman una herramienta que es muy dificil lograr con dialogos.”

Para cerrar el mismo Bize habló sobre el gran momento del cine latinoamericano al que el director de la “Mostra” Alberto Barbera calificó en una nota como "el futuro del cine”: “La situación del cine latinoamericano es buenisima. Hay un auge de lo que pasa en Chile, Argentina, México, Colombia, que para mi tiene que ver con la aparición de autores, que es cuando hay un director detrás de la película que está hablando. Son películas que no tienen que ver con la búsqueda de un público o de un objetivo (comercial), sino de una búsqueda personal.”

Comentarios