Emiliano Basile
24/05/2015 18:51

El film Carol del norteamericano Todd Haynes, una historia de amor lésbico protagonizada por Cate Blanchett y Rooney Mara (que también ganó el premio a la mejor actriz), y el corto Locas perdidas, del chileno Ignacio Juricic Merillán, ganaron la Palma Queer del 68 Festival de Cannes, que recompensa cada año un film de temática homosexual, lésbica, bi o transexual.

Carol

(2015)

Todd Haynes regresa en su mejor forma con Carol, un drama romántico ambientado en la conservadora década del cincuenta. Cate Blanchett, que ya había compuesto a uno de los Bob Dylan en esa rareza de Todd Haynes llamada I’m not there (2007), protagoniza junto a Rooney Mara, en el papel de una pareja de lesbianas que se complementan una a la otra más allá de los prejuicios sociales del momento. Con puntos en común con Lejos del paraíso (2002), película que emula a los clásicos melodramas de Douglas Sirk, Carold es cine puro.

La crítica internacional fue unánime en la valorización del film. ¿Pero que tiene Carol de particular? su tratamiento dramático, por lapsos de narración clásica para adentrarnos en los personajes y sus vínculos. Por otro lado el pulso preciso y apasionado del director de Velvet Goldmine (1998) para retratar el tema desde la contención y la sugerencia es crucial para lograr un drama tan sensorial como movilizador.

Locas Perdidas ya había ganado otro premio en Cannes, en la sección Cinefundación, dotado con 11.250 euros que recompensaron el trabajo de este chileno estudiante de Cine y Televisión en la Universidad de Chile. El film de 28 minutos ambientado en 1996, cuenta la historia de Rodrigo (Andrew Bargsted) un chico de 18 años detenido en el local nocturno donde trabaja como transformista, en una redada policial filmada por la televisión.

Comentarios