Emiliano Basile
24/05/2015 15:34

La película La tierra y la sombra, del director César Augusto Acevedo, una producción colombiana, fue distinguida hoy con el premio Cámara de Oro como la mejor ópera prima en la 68 edición del Festival de Cannes. Mientras que el mexicano Michel Franco consiguió el premio al mejor guión. Estos galardones se suman a los conseguidos por La Patota, El abrazo de la serpiente, Allende, mi abuelo Allende y Locas Perdidas.

La tierra y la sombra

(2015)

Tras recoger su premio de manos del actor estadounidense John C. Reilly, Acevedo dedicó su galardón a "todos los campesinos" de su país, "que son grandes trabajadores", y también a su familia.

Además, destacó el "inmenso honor" de recoger el premio, por el que agradeció a su equipo -"especialmente al director de fotografía"- y al jurado, presidido por la actriz francesa Sabine Azema.

El film, proyectado dentro de la sección de la Semana de la Crítica, narra el regreso a su hogar en el valle del Cauca de un campesino que abandonó su casa años atrás y que vuelve para ayudar a cuidar de su hijo moribundo mientras su mujer y su nuera trabajan como corteras de caña.

La tierra y la sombra ya había recibido el premio a la película revelación por el jurado en la Semana de la Crítica, además del galardón SACD y el del público de esa sección.

En la película del colombiano, los sentimientos, muchas veces no exteriorizados, van muy por delante de la narración, que avanza despacio para permitir que los personajes indaguen en sus propias emociones.

El éxito de La tierra y la sombra se suma al de otra película Colombiana (coproducida con Argentina), El abrazo de la serpiente, dirigida por Ciro Guerra, que consiguió el premio Art Cinema Award, el de mayor importancia dentro de la Quincena de Realizadores.

En una gran edición para el cine latinoamericano, La Patota, del argentino Santiago Mitre, recibió ayer el gran premio de la Semana de la Crítica y el de FIPRESCI, y Allende, mi abuelo Allende, de la chileno-mexicana Marcia Tambutti, fue distinguida como el mejor documental proyectado en todas las secciones del festival.

También el chileno Ignacio Juricic Merillán  (Locas Perdidas) fue premiado por partida doble al recibir el segundo premio de la Cinefondation y la Queer Palm 2015, que recompensa cada año un film de temática homosexual, lésbica, bi o transexual.

Por último. el mexicano Michel Franco consiguió el premio al mejor guión por el film Chronic. Las únicas películas latinoamericanas en irse con las manos vacías fueron Alias María del colombiano José Luis Rugeles, y Las elegidas, del mexicano David Pablos, ambas participantes de Una cierta mirada.

Comentarios