EscribiendoCine
13/02/2015 18:05

La película Taxi, del cineasta iraní Jafar Panahi, se alzó hoy en la Berlinale con el premio FIPRESCI de la crítica internacional, que respalda así el trabajo de un realizador al que las autoridades de su país prohibieron hacer cine.

Taxi

(2015)

Panahi fue condenado en diciembre de 2010 a seis años de prisión y 20 sin poder hacer cine ni abandonar el país por su actitud crítica con el régimen. Actualmente le está permitido salir de casa, así que aprovechó para recorrer en taxi las calles de Teherán y tomar el pulso a la capital a través de los distintos personajes que va encontrando.

Fuera de concurso, la Federación Internacional de Críticos de Cine entregó su galardón en la categoría Panorama -la segunda más importante del festival- al otro drama iraní, A Minor Leap Down (Hamed Rajabi), mientras que en el apartado de Forum, dedicado al cine más experimental y de vanguardia, el premio fue para la italiana Il gesto delle mani, de Francesco Clerici.

La ceremonia de entrega de los premios FIPRESCI, que tuvo lugar en el Museo del Cine de la capital alemana, precede a los premios Teddy a la mejor película de temática homosexual y al palmarés oficial, que entregará mañana el jurado presidido por Darren Aronofsky.

Comentarios