Juan Pablo Russo
19/11/2014 17:56

Dólares de arena (coproducción entre República Dominicana, Argentina y México), dirigida por el binomio Israel Cárdenas y Laura Amelia Guzmán (Jean Gentil,2010) sobre una adaptación de la novela “Les dollars des sables”, de Jean-Noël Pancrazi, resultó una grata sorpresa dentro de la Competencia de Largometrajes Iberoamericanos en la 24 Edición de Cine Ceará - Festival de Cine Iberoamericano por el abordaje de un tema polémico como lo es la prostitución y el turismo sexual pero alejado de todo clisé y golpe bajo.

Dólares de arena

(2014)

La reciente ganadora del Premio FIPRESCI en el Festival de El Cairo está protagonizada por Geraldine Chaplin, Yanet Mojica y Ricardo Ariel Toribio. La trama se centra en una joven dominicana que se prostituye e invierte sus ganancias en construir una relación de pareja con un joven de Las Terrenas (el paraíso del turismo sexual caribeño), mientras una de sus clientas más constantes se enamora de ella e intenta llevarla a Europa a cualquier precio. 

Ricardo Ariel Toribio, quien interpreta al novio de lo joven, sostuvo en Ceará que en la versión original de la novela los protagonistas eran dos varones pero que los autores decidieron cambiar la sexualidad para "suavizar" la historia y que no provocara una reacción contraria con el público.

El joven interprete, que se dedicaba a tocar bachata y merengue con su banda de música en Las Terrenas y carecía de formación actoral, dijo que entró en la película tras participar de un videoclip. "Mi personaje en un principio no iba a ser protagonista pero los directores son muy abiertos y trabajan el guión permanentemente, eso hizo que durante los ensayos el personaje fuera cambiando y terminará siendo una pieza importante en la relación".

Dólares de arena propone desde una visión contemplativa un abordaje distinto sobre la prostitución y el turismo sexual en el Caribe a través las miradas opuestas de la joven Noelí y la solitaria francesa Anne. La primera tiene clara la relación laboral y de interés que sostiene con la segunda, mientras ésta intenta penetrar en los misterios de su enamorada. Como en cualquier lugar turístico, Dólares de arena remarca las diferencias económicas a través del escenario que habitan los turistas (casas lujosas) y los habitantes (casuchas improvisadas), pero el mayor logro es la sutileza que se maneja a través de una puesta escena austera (pese a la belleza del lugar) que le escapa a todos los clisés como así también a caer en lo explícito, El enfasís no está puesto en lo sexual sino en la frontera cultural que separa esos dos mundos. 

Para finalizar Toribio, agregó que piensa que la  buena respuesta de público que está teniendo la película -acaba de ser estrenada en República Dominicana- se debe a que la gente sabe que este problema existe y es una realidad por más que no nos guste y porque la película fue bien "suave" con el tema.

Dólares de arena recibió ayer en Egipto el premio a la Mejor Película por parte de la Federación Internacional de Críticos de Cine (FIPRESCI) en el marco de la XXXVI edición del Festival Internacional de Cine de El Cairo y se posiciona como firme candidata al palmarés de la 24 Edición de Cine Ceará - Festival de Cine Iberoamericano.

Comentarios