Ezequiel Obregón
08/09/2014 15:31

Polifacética e híper activa: así luce Tamae Garateguy, co-guionista y directora de Mujer Lobo (2013). La realizadora se encuentra los últimos pasos de UPA 2 El Regreso, secuela de aquella película que miraba con ironía a los cineastas independientes de su generación, y que significó el regreso a la co-dirección con Camila Toker. Mientras tranto, Mujer Lobo puede verse durante todos los jueves de septiembre y octubre a las 20.00 hs en el Centro Cultural de la Cooperación (Corrientes 1543 - CABA).

Mujer Lobo

(2013)

Una ciudad violenta es, valga la redundancia, el mejor escenario para una historia violenta. Porque, claro, estamos habituados a convivir con ella. El asunto, entonces, es qué recorte hacer sobre ese tema. Mujer lobo aborda una de sus caras. Y lo hace con un aire trash estilizado, para contar la historia de una asesina serial que muta en personalidades y, por ello, está interpretada por distintas actrices (Mónica Lairana, Guadalupe Docampo y Lujan Ariza).

¿Cómo surgió la idea de Mujer Lobo?
La idea de Mujer Lobo surge a partir de las charlas que teníamos con Diego Andrés Fleischer y Jimena Monteoliva, y nuestro gusto por los personajes de asesinos seriales. Y charlando nos dimos cuenta de que en general son hombres. Y a partir de esa charla apareció la idea de hacer una película con ¡una asesina serial mujer!

¿Por qué te interesa mostrar un lado de la ciudad desconocido, en general, por el cine? En Pompeya (2010) trabajaste, justamente, sobre ese barrio. Y en Mujer Lobo el epicentro está en la línea de subtes B.
Soy una directora cien por ciento porteña, creo que la línea de subte B y la Calle Corrientes son locaciones icónicas con mucha carga de rutina, millones de personas transitan por ellas a diario. Y de tan habitual, se va creando una sensación familiar, que creo que el blanco y negro que usó Pigu Gómez ayuda a extrañar. Se ven lugares muy conocidos desde otro lugar. Me gusta la calle, la gente, ¡el caos de Buenos Aires! Me gusta para filmar, ¡para vivir se complica! (Risas)

Si bien Mujer Lobo tiene elementos fantásticos, hay un trasfondo social y es el de la trata, la violencia de género, el falocentrismo. ¿Cómo sentís que interactúan estos temas de sensibilidad social con una película “de género”?
Creo que el género permite hablar de muchos temas que en realidad son muy difíciles de abordar y que a través de personajes extremados es más accesible encarar.

¿Siempre estuvo la idea de trabajar con tres actrices para el mismo personaje? ¿Cómo lo abordaste desde la dirección de actores?
No; en un principio era una sola actriz. Me enteré de que Israel Adrián Caetano también estaba armando una película con una asesina como protagonista (N. de R: se refiere a la película Mala). Entonces se nos ocurrió a Diego y a mí la idea de las múltiples personalidades y dije “uh, ¡con esta nuestra historia va a ser más original que la de Caetano!” (Risas.) ¡Y a la semana me entero de que él estaba por usar el mismo recurso! Casi abandono el proyecto y Mónica Lairana me convenció de que iban a ser tan diferentes entre sí las películas, que no importaba.

Estás haciendo UPA 2 El Regreso ¿Qué implica para vos, personal y artísticamente, volver a formar parte de ese colectivo artístico?
¡Volver a las raíces! (Risas.) Es un desafío volver a encontrarnos con el humor y trabajar sobre el paso del tiempo. Me encanta el re-encuentro con Santi y Cami!

¿Cómo ves al cine de género en Argentina? Personalmente, creo que vos trazás un puente entre lo genérico y lo autoral.
Creo que es un buen camino para acercarse al público masivo que el cine argentino está haciendo. ¡Va a crecer sin duda!

Comentarios