EscribiendoCine
02/07/2014 12:24

El director de cine argentino Israel Adrián Caetano fue protagonista de una charla en el marco del 1º Festival Internacional de Cine “Ventana Andina” que se realizó en el 3º piso de Annuar Shoppng de la ciudad de Jujuy. " Hoy resulta igual de caro filmar en vídeo que en fílmico", manifestó el autor de Bolivia y Crónica de una fuga.

Bolivia

(2001)
8.0

El cineasta responsable de grandes películas como Un oso rojo o Pizza, birra, faso en su exposición ante los interesados jujeños y los visitantes que por estos días llegaron a la ciudad, se refirió al período de transición que atraviesa el cine, en una época donde el material fílmico compite con el vídeo. Asimismo habló sobre la importancia de los festivales para la difusión de películas de autor que no encuentran lugar en los circuitos comerciales y a las diferencias entre el cine de Buenos Aires y del interior.

“Los que fuimos parte del nuevo cine argentino en su momento nos formamos trabajando con fílmico y tenemos un método de trabajo que no ha cambiado con la llegada del vídeo, es como decía Visconti ‘toda película es la traducción de un método de trabajo‘. El vídeo en su momento fue una suerte de salvación porque resultaba más accesible teniendo en cuenta los bajos presupuestos con los que trabajamos. Pero hoy resulta igual de caro filmar en vídeo que en fílmico. Considero que estamos en un período de transición ya que no hemos asimilado la inserción del vídeo o la asimilamos superficialmente”, expresó el realizador.

Asimismo se refirió a otros cambios que se observan actualmente en cuestiones relacionadas al cine: “El espectador también ha cambiado, han cambiado las reglas del juego y la distribución de las películas. Lo único que no cambia son los costos, seguimos siendo un país donde es caro filmar”, indicó.

Luego habló sobre la supuesta democratización del trabajo que traería el vídeo: “Dicen que el vídeo es más democrático pero esa afirmación resulta relativa porque es democrático a un nivel de que todos pueden filmar, pero los sistemas de producción, de comercialización y de difusión son menos que antes por lo que es mucho más difícil hacer una película para un cineasta independiente. Antes el cine independiente podía convivir con un cine industrial y ahora es mucho más difícil y la brecha entre uno y otro es mucho más grande. Más que una democratización de lo audiovisual yo hablaría de una masificación. Sería democrático, si incluiría cuestiones como la gestación, la realización y la distribución de los proyectos. Hoy sino fuera por los festivales, el cine independiente no existiría y estaría condenando a ser transmitido por internet”, expresó.

En este punto subrayó la importancia de los festivales para la difusión de producciones cinematográficas artísticas: “Los festivales son los únicos depositarios del cine independiente. Hay un cine artístico y un cine volcado netamente a lo comercial y el primero solo se refugia en encuentros como el que hoy se desarrolla en Jujuy”, manifestó.

Finalmente se refirió a las diferencias entre el cine de Buenos Aires y el cine del interior: “Hay diferencias pero como en cualquier lado, hay características que pueden tener que ver con los paisajes o la gente, pero la diferencia del cine no tiene que ver con la zona donde se realiza ya que las razones artísticas o autorales de los realizadores no son muy distintas”, expresó para concluir.

Comentarios