Juan Pablo Russo
11/03/2014 14:15

En el marco de la décima edición del encuentro de cine argentino-europeo que se desarrolla en la ciudad balnearia hasta el próximo 16 de marzo, el director español Mariano Barroso presentó Todas las mujeres, film que hace menos de un mes se quedó con el Goya al mejor guión adaptado. Duranto un encuentro con la prensa el cineasta sentenció: "El gobierno español quiere fumigar al cine".

Todas las mujeres

(2013)

La crisis existencial de Nacho, un veterinario que acaba de pasar los cuatro décadas y cuya vida no ha resultado como esperaba, se desvela a través de la confrontación con las mujeres que formaron parte de su mundo: la amante (Michelle Jenner), la ex-novia y abogada (María Morales), la madre (Petra Martínez), la cuñada (Marta Larralde), la esposa (Lucía Quintana) y la psicóloga (Nathalie Poza).

Todas las mujeres trabaja sobre dos elementos: el guión y el trabajo de actores, sobre todo sobre su protagonista Eduard Fernández, cuyo personaje, en primer plano permanente, cae por completo todo el peso dramático de la película a lo largo de 90 minutos

El proyecto nació como un largometraje pero la cadena TNT le hizo una oferta y lo convirtió en una miniserie, que se emitió hace unos años. Finalmente la historia vuelve a convertirse en un largo y es por esa razón que la Academia Española la premió como mejor guión adaptado, ya que consideraron que no era una idea original..

Ahora Mariano Barroso aprovechará su paso por Argentina para encontrarse con el dramaturgo Daniel Veronese y empezar a trabajar en la adaptación teatral del texto. Pero además confesó que está desarrollando la segunda parte de la historia que narrará lo que pasó con el personaje algunos años después y cuya trama estará coprotagonizada por actores argentinos y se situará en locaciones de este país.

Barroso confiesa que Todas las mujeres se realizó con un presupuesto acotado y nació de la necesidad de hacer cine en un momento en el que las aguas de su país están agitadas por culpa de un gobierno que quiere fumigar la cinematografía.

Comentarios