Matias Polako
18/02/2014 13:54

¿Ya pasaron meses desde que Breaking Bad termino y estas sufriendo la abstinencia? Bueno, no sufras más porque aquí puede estar el sustituyo que buscabas. True Detective puede ser lo mejor que puedas encontrar en TV hoy en día, tal vez porque parezca que estás viendo un buen thriller recién salido del cine que otra serie más. Pero antes de entrar en detalle, ¿Qué es True Detective?

Dallas Buyers Club: El club de los desahuciados

(2013)

True Detective es una serie estadounidense dramática de género policíaco, de la cadena HBO, protagonizada en su primera temporada por los actores estadounidenses Matthew McConaughey y Woody Harrelson. La serie es del formato de antología, así que en cada temporada contará una historia diferente con un elenco de personajes distintos. La primera temporada, se cuenta mediante varias líneas de tiempo la historia de la caza durante diecisiete años (del 95 al 2012) de un asesino en serie por una pareja de detectives en la planicie costera del sur del estado de Luisiana.

El final de Breaking Bad fue en parte un poco triste, no sólo porque marcó el final de nuestra dosis semanal de los nuevos desarrollos en la saga de Walt y Jesse, sino también porque todos sabíamos que iba a dejar un cierto vacío en nuestro paladar de entretenimiento. La serie se había convertido en un icono tal de progreso televisual a lo largo de sus cinco temporadas que un heredero de su singular cultural status, ganando una apelación significativa entre ambos públicos generalizados y críticos de TV parecía algo lejano, poco probable que surja durante algún tiempo debido a la calidad en apariencia inigualable del show de Vince Gilligan.

Tal vez es un testimonio de hasta qué punto Breaking Bad y otros shows han elevado el medio, y / o debido a la avalancha de talento cinematográfico que se vierte en programas de televisión en estos momentos, pero una nueva serie digna de aceptar el título de “mejor show en la TV” ya está aquí, y es muy probable que hayan oído hablar de ella a estas alturas: True Detective. El famoso eslogan de la HBO, "No es TV. Es HBO ", fue introducido por primera vez en los años 90, pero puede que ahora sea más aplicable que nunca gracias a los esfuerzos de las estrellas Matthew McConaughey y Woody Harrelson, creador y escritor Nic Pizzolatto (un conocido novelista que además fue el escritor de episodios de la serie The Killing) y director Cary Fukunaga (Jane Eyre). Con dos grandes actores en el apogeo de su carrera cinematográfica, especialmente McConaughey con nominaciones de todos los premios incluido los Oscars por Dallas Buyers Club: El club de los desahuciados, le sube la categoría a la serie, y con estos talentos creativos involucrados, el consenso en torno True Detective es que se siente más que su estándar programa semanal de televisión de policías.

¿Por qué ha atraído tantos elogios, e hizo que muchos nos sintamos más entusiasmados por cada nuevo episodio que con cualquier otra serie desde Breaking Bad? Aquí hay 5 razones en cuanto a por qué esto puede ser.

1. Antihéroes Cautivantes y Complicados:

Un intérprete súper talentoso puede elevar la calidad de un material de otra manera débil, y viceversa. Cuando ambos están funcionando a toda máquina, es magia. Nadie está marchando con más fuerza ahora que Matthew McConaughey, quien viene de un segundo año consecutivo de un trabajo notable, probablemente culminará con un premio de la Academia el próximo mes. Como tal, el anuncio inicial de que iba a protagonizar una serie de HBO, junto a otro actor de cine con experiencia como Woody Harrelson, hizo a True Detective inmediatamente intrigante.

Ambos protagonistas son tan excelentes como se esperaba, en que son impredecibles y auténticos. Como Rust Cohle, McConaughey parece tener una profundidad sin fin de capas que se van quitando cada semana, descubriendo aspectos fascinantes e inquietantemente oscuros de la historia de este detective. Su actitud es sutilmente transformadora, su mirada es inquietantemente vacía, y su modo de andar que carecen de la confianza que estamos acostumbrados a ver en sus papeles anteriores. Toma el rol de “sociópata de alto funcionamiento” de alguien como el Sherlock de Benedict Cumberbatch a un lugar muy oscuro, y sin embargo, sigue siendo, de una manera extraña, muy divertido de ver.

Harrelson, quien está eclipsado hasta cierto punto por el estilo más colorido y único de McConaughey, es igualmente excelente, capturando la pasmosa hipocresía de Martin Hart y profunda tristeza. Mientras Cohle es tan consciente de la severidad en el mundo que se ha convertido en insensible, Hart mantiene una inconsciencia que le permite demostrar un encanto juvenil, pero eso no es más que una tapadera para ocultar su profunda soledad y la desesperación, que le lleva a algunas de las acciones más repulsivas. Ambos hombres son imperfectos en sus propios caminos, y sus faltas nos mantienen absorbidos en el resultado de la historia, mientras que su magnetismo mantiene nuestra atención centrada y entretenida en todo momento.

2. Calidad Ampliamente Descrita Como "Cinematográfica":

Casi todo el mundo que escribe sobre True Detective se siente obligado a usar una palabra común para describirla: cinemática. ¿Qué significa exactamente este adjetivo en el contexto de este programa en particular?

Un sentido en el que es cinematográfico es que se ve y suena increíble. Su cinematografía es oscura y hermosa, y se podría decir que cuenta con algunos de los mejores trabajos visuales que se hayan visto en la televisión. Cualidad que se puede atribuir al gran cinematógrafo, Adam Arkapaw. El mejor ejemplo de grandes aplicaciones de imágenes y sonidos, puede verse en la conclusión del episodio 4, que emplea una perfectamente coreografiada acrobacia de travelling en un plano secuencia de 6 minutos. El sonido de esa secuencia es asombroso y el progreso de la acción trae a la mente la locura de aquella famosa secuencia de escape en automóvil en Los Hijos de los Hombres, sin duda diferente a todo lo que hemos visto en la televisión antes.

Otra de las razones por la que se siente cinematográfica, y porqué es difícil encontrar otro término para describirlo que no sea esa palabra vaga, es que su estilo desprende un sentido de la deliberación, la atención al detalle, y un ritmo que permite que la aridez del material realmente se sienta. Es similar a Breaking Bad de esta manera, lo que realmente se hizo atrayente en el inicio de su tercera temporada, cuando comenzó a ser más expresionista en su estilo visual, seguro de que podía mantener nuestra atención con imágenes convincentes que nos atraen a pesar de no estar sabiendo exactamente lo que significan. Pero True Detective tiene un enfoque adicional en la narrativa de formato largo que se siente mucho más como una historia coherente, contada en el transcurso de varias horas en comparación con la sensación episódica de prácticamente todas las otras series de televisión.

3. Mantener la Lenta Construcción de Grandes Momentos Apremiante:

Lo que hace emocionante a cada nuevo episodio de True Detective semana a semana, no es el hecho de lo fascinante del misterio de estos asesinatos en serie, aunque eso de por sí ya lo es. Si no, la curiosidad por saber lo que finalmente ocurrió en 1995, y la trama es tan apasionante como cualquier otro componente del espectáculo. Pero los momentos más fuertes de la serie, y su elemento primordial más gratificante es la relación central entre Cohle y Hart.

Las escenas cuando están conduciendo de un lugar a otro son abundantes, pero también abundantemente ricas en excelente diálogo e intercambios entre personajes. Cohle ostenta alguna filosofía nihilista, y Hart responde con una mezcla de ira y confusión. En su mayoría sólo hace hincapié en la cantidad de tiempo y energía que tiende a tomar para investigar en realidad un asesino en serie, de manera que a menudo es pasado por alto por los programas de televisión y películas, y todo lo que pasa en las entrevistas entre los sospechosos y los testigos ha demostrado ser gran material para la historia, que nos da una mejor comprensión de la carga que este tipo de trabajo puede apoderarse sobre personajes como Cohle y Hart.

4. Comenzó de Media a Toda Máquina:

La principal diferencia entre un show como este y anteriores grandes series como Breaking Bad es que incluso Breaking Bad se tomó un par de temporadas para implementar realmente su visión original con un efecto máximo. Aunque parte de esto fue el resultado de la serie tomando la personalidad de Walter White y el cambio en el tono mientras se transforma en Heisenberg, gran parte de ella también debe atribuirse a la excelente labor del director de fotografía Michael Slovis, quien hizo el look de la serie una de sus características definitorias.

Fukunaga y Arkapaw comienzan la ejecución en términos de encontrar un estilo unificado y distintivo tono para esta serie. Su primer episodio toma un poco de paciencia porque no está muy interesado en la fabricación de estos personajes y hacer esta situación excesivamente accesible a medida que se introducen a nosotros.

También es capaz de hacer esto debido a la naturaleza de la serie, que funciona casi más como una miniserie en su formato, en el mismo estilo de antología como American Horror Story, está diseñado para que cada temporada sea una historia independiente. Por lo que su inicio y final con estos personajes McConaughey y Harrelson están muchos más claramente definidos que en otros programas de televisión. Esto permite, como se ha dicho antes, la construcción de su historia hacia un distinto, preconcebido punto final. No se tiene que pensar demasiado lejos de la abertura cuando se trata de la conclusión, lo que permite una mayor exploración temprana de la historia.

5. La Gente No Puede Dejar de Mencionarla:

Hoy en día, puede parecer que hay una gran cantidad de series que dan ganas de recomendar a la gente después de verlas, pero parece que True Detective es uno de esos casos especiales en los que después de un episodio, queres contarles a todos sobre él. Exige la discusión, la charla sobre su excelencia, la especulación acerca de su resultado, y el debate sobre su mérito característico. Criticas y artículos están apareciendo por todas partes. En muchos lugares en Internet no son tímidos a la hora de evaluar la cuestión aparente: ¿es este el nuevo mejor show en la televisión? El hecho de que incluso se haga esta pregunta es probablemente más delatador de lo que cualquier respuesta podría ser.

Breaking Bad se ha hecho verdaderamente algo especial en el transcurso de los 6 años que estuvo en el aire, y su legado es probable que sea duradero. El impacto cultural que tenía era mucho más agudo que anteriores series aclamadas como "la mejor", incluyendo la llamada Santísima Trinidad de TV Americana: The Sopranos, Deadwood y The Wire. Si bien puede ser un efecto de las redes sociales en la difusión de comentarios sobre el entretenimiento de calidad, Breaking Bad también tenía un cierto atractivo popular lo cual estos otros programas carecían ligeramente. Era quizá ingenuo pensar que pasaría un largo tiempo antes de que otro programa podría atraer ese tipo de atención masiva por los críticos y los espectadores, pero True Detective, después de sólo la mitad de su primera temporada, cinco episodios miserables, ya parece estar a punto de lograr algo como esto. Una vez más, aunque las comparaciones son odiosas, el hecho de que muchas personas la están haciendo lo dice todo: es el show televisivo que debe ser visto en estos momentos.

Comentarios