EscribiendoCine
14/02/2014 13:39

La nueva película del siempre interesante Richard Linklater, Boyhood, marcha primera entre las favoritas a llevarse el Oso de Oro. El cineasta, que ya fue coronado aquí mejor director por Antes del amanecer, fascinó con este retrato del paso de la infancia a la edad adulta rodado a lo largo de 12 años.

Boyhood

(2014)

Boyhood, el film que Richard Linklater llevaba doce años rodando, sobre una pareja ya desintegrada, donde el espectador asiste a cómo ella -Patricia Arquette- va ganando kilos y él -Ethan Hawke- apenas algún conato de cana, mientras sus dos hijos pasan de una infancia algo sabionda a la adolescencia domesticada.

Era el gran proyecto de Richard Linklater, experto en románticas sagas -Antes del amanecer-,  estrenadas en su momento en la Berlinale-, que ahora dio un paso adelante y concentró la evolución de una familia en un solo filme donde el paso del tiempo no es obra del maquillaje, sino real.

"Quise rodar la vida normal, de una familia normal y dejé fluir la historia. Tenía un guión más o menos reestructurado, pero tuve que irlo reformando según evolucionaban ellos, por supuesto", explicó el realizador, recibido en la Berlinale como el amigo fiel que de nuevo visita la casa.

"Era un proyecto arriesgado, claro. En doce años pueden pasarnos a todos muchas cosas. No solo los personajes del cine se divorcian o tienen hijos. Nosotros también. Y quién sabe qué pasará por la cabeza de los chicos en este tiempo", añadió a su lado Patricia Arquette.

En ausencia de Ethan Hawke -quien no acudió a Berlín-, la actriz fue la portavoz adulta de las inquietudes del electo ante la "arriesgada aventura" de exponerse a cambios indeseados en esos doce años.

Los chicos -Eilar Coltrane y Lorelei Linklater- parecían menos preocupados por sus cambios externos y disfrutaron, explicó la hija del director, de la exhibición del "no siempre favorecedor paso por la pubertad", ortodoncia incluida.

El cineasta arriesgó mucho en un proyecto que implicó rodar regularmente una vez al año, y la evolución de esos personajes no se queda solo en los nuevos cortes de pelo de Arquette u otros cambios del aspecto.

Evolucionan los respectivos caracteres, aparece una nueva pareja, nuevo matrimonio, nueva familia, nuevos problemas conyugales, pequeñas o grandes rupturas....

Todo en la película responde al modelo del "american way of life", sin disidencias y de acuerdo al propósito declarado de Linklater, desde la banda sonora al desarrollo de los hijos, en un contexto donde todo es previsible, casi sin excepciones.

Comentarios