EscribiendoCine
04/01/2014 13:26

Las salas de cine de China recaudaron 3.800 millones de dólares en 2013, de los que más de la mitad (el 58,7 por ciento) correspondieron a películas de producción nacional, según datos de la Administración Estatal de Prensa, Publicaciones, Radio, Cine y Televisión publicadas hoy por medios locales.

Avatar

(2009)

La taquilla total de las producciones nacionales ascendió a 2.130 millones de dólares, un aumento interanual del 54,3 por ciento, a tenor de las estadísticas de la administración estatal.

En el año que acaba de terminar se produjeron menos películas que en el anterior (638, frente a las 745 de 2012) pero hubo un gran aumento en la cifra de salas de cine, con la apertura de 5.077 nuevas en 2013 que elevaron el total a 18.200.

Las autoridades chinas limitan a unas decenas el número de películas extranjeras que pueden exhibirse en los cines chinos cada año, como medida para proteger el cine de producción nacional, aunque también con fines censores, para evitar la llegada de cintas con contenidos "incómodos" para Pekín.

A pesar de las limitaciones, en 2013 triunfaron en China superproducciones de Hollywood como Gravedad, Iron Man 3 o Titanes del pacífico, tres títulos que, curiosamente, incluyeron personajes o escenarios chinos en sus argumentos, muestra de la creciente importancia del mercado oriental para el cine estadounidense.

Sin embargo, la película que más ingresos logró en una sola semana el pasado año fue una superproducción china, Journey to the West: Conquering the Demons, que se aupó al tercer lugar de los films más vistos en la historia del cine chino, con una recaudación total de 206 millones de dólares.

Le superan sólo Avatar, que en 2009 estableció el récord en 231 millones de dólares, y la comedia china Lost in Thailand, que en 2012 y principios de 2013 acumuló ingresos por valor de 210 millones de dólares.

Comentarios