EscribiendoCine
19/10/2013 13:12

Quentin Tarantino recibió, este viernes, el premio Lumière 2013 de mano de su musa Uma Thurman (Kill Bill: Vol. 1 y Kill Bill: Vol. 2). El director de Django sin cadenas y Bastardos sin Gloria fue enormemente ovacionado en una gala en la que afirmó que el cine es su religión y Francia su Vaticano.

Django sin cadenas

(2012)

La tan premiada como aclamada carrera de Tarantino volvió a ser reconocida este viernes en Francia mediante la entrega de un galardón que han recibido ilustres del séptimo arte. Así, su nombre se une a la lista que ya forman grandes cineastas como Clint Eastwood (2009), Miloš Forman (2010) o Gerard Depardieu (2011).

Los productores Harvey y Bob Weinstein, y algunos de los actores que ya estuvieron bajo las órdenes del director como Tim Roth. Harvey Keitel, Mélanie Laurent y Uma Thurman, se reunieron en Lyon para rendir homenaje al ganador del premio Lumière de este año.

La ceremonia tuvo lugar en un abarrotado anfiteatro que se inundó de aplausos y ovaciones en el momento en que Quentin Tarantino subió al escenario para recoger el galardón de manos de su actriz fetiche, Uma Thurman.

El resto de la gala fue una auténtica celebración en la que Tarantino no dudó en mostrar su felicidad y sus ganas de seguir trabajando. "Acepto este premio como un incentivo para mejorar y en nombre de todos para los que el cine lo es todo en este mundo", dijo durante su discurso.

Un "speech" en el que el oscarizado director se describió como un "lobo solitario" ya que, según él, nunca había tenido una familia de verdad, salvo la que formaban "los actores y productores allí presentes", reconoció un conmovido Tarantino al borde del llanto.

"El cine es mi religión y Francia mi Vaticano", sentenció Quentin Tarantino haciendo referencia al cariño que recibe de este país. Y es que ya fue hace dos años cuando la Academia de Cine de Francia le otorgó el premio César a su carrera.

Tampoco falto durante la ceremonia la música de la filmografía de Tarantino. Además, Melanie Laurent homenajeó al director interpretando Bang Bang (My Baby Shot Me Down), de Nancy Sinatra. Una canción que sonó en Kill Bill: Vol. 1.

Momentos previos a la gala, Quentin Tarantino dio una buena noticia a todos los fans de su sangrienta filmografía al reconocer que tiene cuatro buenas historias que pretende convertir en películas durante los próximos años.

"Lo cierto es que me gustaría solo hacer tres largometrajes más porque así pondría fin a mi carrera con diez cintas y los números redondos me gustan", dijo el director de Tiempos violentos quien más tarde reveló que este verano se le habían ocurrido "cuatro historias diferentes" e incluso "ideas para una posible miniserie".

Y es que el director sostiene que "mientras tenga historias que contar" no ve el momento de dejarlo.

Con todo, el premio Lumière 2013 llega a la enorme vitrina de Tarantino, que ya cuenta con dos premios Óscar, dos BAFTA, una Palma de Oro, dos Globos de Oro y el galardón Cesar.

Comentarios