EscribiendoCine
25/05/2013 11:40

La piel de Venus, del polaco Roman Polanski, y Solo los amantes sobreviven, del director estadounidense independiente Jim Jarmusch, cerraron hoy la competencia oficial del 66 Festival de Cannes que tiene a  La vida de Adele, de Abdellatif Kechiche; De tal padre, tal hijo, de Roxana Randón, y Nebraska, de Alexander Payne, como las favoritas de la crítica para hacerse mañana con la Palma de Oro y a Michael Douglas , Oscar Isaac y Adèle Exarchopoulos para quedarse con algún premio por sus actuaciones.

Solo los amantes sobreviven

(2013)

Vampiros modernos, apasionados por la música, en un ambiente oscuro, onírico, dramático y melancólico. Eso es Solo los amantes sobreviven, la extraña y, en pocos momentos, brillante película con la que Jim Jarmusch cerró hoy la competición de la 66 edición del Festival de Cannes.

Tilda Swintony Tom Hiddleston son la pareja protagonista de unos vampiros en las antípodas de los jovencitos de Crepúsculo, para una película que al director le llevó siete años hacer por la dificultad de encontrar financiación, según explicó en rueda de prensa.

Tras bromear con que creían que las películas de vampiros daban dinero, Jarmusch señaló que "quería hacer una película de amor con vampiros", un proyecto muy difícil de llevar a cabo, pero, agregó: "nunca renuncié".

"Costó tanto tiempo porque nadie quería darnos el dinero. Cada vez es más difícil para las películas que son un poco inusuales, o que no satisfacen las expectativas sobre algo, pero eso es lo bonito del cine", precisó el realizador estadounidense.

Y en ese complicado proyecto embarcó a Swinton, Hiddleston y John Hurt, tres vampiros cultos, con tantos años a sus espaldas como anécdotas curiosas que contar, aislados socialmente y que viven, lógicamente, en un mundo oscuro y decadente muy bien representado en el film.

Solo los amantes sobreviven es una película diferente, divertida e irreverente, aunque un tanto repetitiva, que ha servido para cerrar hoy la competición oficial de la 66 edición de Cannes, cuyos premios se conocerán mañana por la tarde.

Antes se vio La piel de Venus, con la que Roman Polanski compite en la sección oficial, una película muy teatral, protagonizada por dos únicos actores, Rosario Ortega y Mathieu Amalric, en un escenario y en un único momento.

Una película que adapta una obra teatral de David Ives y que le llegó al realizador el año pasado cuando estaba en Cannes presentando una copia restaurada de Tess.
Le atrajo la idea de rodarla en un teatro. "Yo nací en el teatro (...) y tengo una relación especial con un teatro vacío", que es donde se desarrolla la historia.

Una película que además ha permitido al director cumplir un viejo sueño, el hacer un film con solo dos actores. "Mi primer largometraje, era solo con tres actores y siempre consideré que dos sería un verdadero desafío", dijo el director.

Y el mayor desafío del film es precisamente ese, el no aburrir a los espectadores con una historia de dos personas en un lugar, algo "muy, muy complicado" y "muy emocionante" al mismo tiempo.

Con La piel de Venus, Polanski compite en la sección oficial de Cannes por una Palma de Oro que ya ganó en 2002 por El Pianista.

Comentarios