EscribiendoCine
23/05/2013 11:01

El director Alexander Payne presentó hoy en la Competencia Oficial de Cannes una pequeña joya llamada Nebraska, un film sencillo, rodado en un expresivo y maravilloso blanco y negro, que cuenta con unos estupendos actores para contar una historia humana y llena de ironía.

Nebraska

(2013)

Recién salida de la sala de montaje -no estuvo acabada hasta el viernes- Nebraska es una película sobre la dignidad, sobre "el deseo de un hijo de dar dignidad a su padre", explicó Payne en una rueda de prensa.

Hay momentos en los que las personas mayores pierden esa dignidad  "y es bonito que sus hijos quieran restaurarla", agregó Payne, rodeado de los protagonistas de la historia, un emotivo Bruce Dern, una divertida June Squibb o un desconocido Will Forte, un descubrimiento salido de la factoría Saturday Night Live.

Woody (Dern), un hombre mayor y con los problemas derivados del envejecimiento, está obsesionado con que ha ganado un millón de dólares en la lotería. Su hijo David (Forte) no quiere decepcionarle y decide acompañarlo desde Montana a Nebraska, una distancia de 1.450 kilómetros, que les servirá para reforzar su unión.

Payne decidió rodar la película en blanco y negro porque le parecía la elección adecuada para la historia.

"Es así como veía la historia. Además siempre quise rodar en blanco y negro, es un formato extraordinario. En las mejores fotos siempre se usa el blanco y negro y esta historia se prestaba a blanco y negro, un estilo visual tan austero como lo es la vida de los personajes", precisó el realizador.

Una ausencia de color que se ajusta perfectamente a la historia y que permite apreciar mejor la desolación de los paisajes por los que se desarrolla ese viaje, mediante unos bellísimos y estáticos planos en los que tan solo el coche de la pareja rompe la soledad. Y aunque es un film que también puede responder a la actual situación de crisis, no era ese el objetivo del realizador.

"La película está hecha en la época en la que está, pero el guión me llegó hace nueve años. Lo que me atrajo fue esa mirada melancólica, que también existe en la vida, y que es el estilo que me gusta. Puedo decir que lo hicimos a propósito como un film de una época de depresión
", pero no fue así, matizó Payne.

Antes de agregar con sarcasmo: "solo soy el director, es difícil para mí decir qué significa".

Puede, reconoció, que haya aspectos sociales que fluyen en medio de la historia, consciente o inconscientemente, pero se trata de una "combinación de cosas que está puestas ahí de forma intencionada y otras que fueron simplemente creadas por los dioses".

Para preparar Nebraska, Payne vio mucho cine en blanco y negro, como The Last Picture Show, de Peter Bogdanovich, y le influyó mucho la forma en la que se mostraban las vidas desoladas de unos personajes en una ciudad pequeña.

Aunque reconoce que nada hubiera sido igual si él no procediera de Nebraska. "Si no fuera de Nebraska, no habría hecho este film, no me habría llegado el guión, no habría sido como es. Aunque yo soy de Omaha, un área más grande que la que se ve en el film".

Comentarios