EscribiendoCine
20/05/2013 18:24

El actor y director francés Guillaume Canet (No se lo digas a nadie) estrenó hoy su largometraje en inglés Blood Ties, película que cuenta con las actuaciones de Marion Cotillard, Clive Owen, Zoe Saldaña, entre otros, y que se proyectó en el 66 Festival de Cannes fuera de competencia.

Blood Ties

(2012)

Guillaume Canet apuesta por una historia que pone a prueba la relación entre dos hermanos situados cada uno en un lado opuesto de la ley, consigna Efe.

El cineasta lleva la película de Jacques Maillot Les Liens du sang, en la que participó en 2008 como actor, al Nueva York de los años setenta, y a través de las casi dos horas y media de metraje evidencia el peso que tienen en los personajes los vínculos de sangre.

"Me interesaba esa dualidad, la confrontación frente a una relación familiar inevitable, porque un hermano sigue siendo un hermano", explicó hoy en rueda de prensa Canet.

"Me cuesta trabajar con presión y no me siento preparado para una gran infraestructura, al menos para mi primer filme en inglés, y me dije que volvería con una película que pudiera controlar más", añadió el realizador.

En este proyecto ha conseguido embarcar a Clive Owen y a Billy Crudup en el rol de los hermanos antagonistas, y a James Caan y Mila Kunis también como parte de un elenco en el que confesó haber encontrado la cercanía que necesitaba para tener confianza en sí mismo.

Las diferencia de rodaje existente entre Francia y Estados Unidos se tradujo en una cierta falta de complicidad con el equipo técnico "que de todas formas se acabó creando con el tiempo y se vio compensada con la inmensa colaboración de los actores y su complicidad".

Owen llegó al proyecto a través del director mexicano Alfonso Cuarón, con el que trabajó en Niños del hombre, y señaló haberse sentido atraído por esa idea de "dos hermanos unidos a pesar de las dificultades", en la que "no hay una escena que sea simple, ni un tipo bueno y uno malo".

La rivalidad constante entre esos dos personajes, un policía y un preso que tras varios años en la cárcel por un arreglo de cuentas se ve incapaz de liberarse de las prácticas del pasado, conforman el eje de este largometraje, que en el guión contó con el aporte de James Gray.

"Tenía ganas de personajes fuertes, de un cine que me ha hecho soñar, el de los años 70 estadounidense", señaló hoy Canet, que parece haberle cogido gusto a las cintas de época.

En un próximo proyecto, según asegura, le encantaría rodar "en un París antiguo": "Me he hecho varias veces la reflexión de que a veces nos olvidamos de lo bonito que es. Es la primera vez que hago una película de época. Siempre he pensado que era muy complicado, y lo es, pero al mismo tiempo es muy emocionante. No tienes tanta libertad, y en cierta manera me ha gustado esa limitación".

Comentarios