Juan Pablo Russo
15/03/2013 15:36

La 9 Edición Pantalla Pinamar fue el marco elegido para el estreno mundial de Motín en Sierra Chica, film de Jaime Lozano que recrea en formato de ficción los hechos ocurridos en el penal cercano a la ciudad de Olavarría durante la Semana Santa de 1996, y de lo que aún hoy se desconoce lo que realmente sucedió.

Motín en Sierra Chica

(2013)

Protagonizada por Alberto Ajaka, Valeria Lorca, Rito Fernández y Daniel De Vita, entre otros, Motín en Sierra Chica es una versión libre de lo que podría haber acontecido durante aquellos días en los que el penal fue tomado por los reclusos de dos bandos enemigos entre sí. "La verdad aún desconoce por la contradicción de los testimonios y el silencio guardado", afirmó el director durante un encuentro con los medios. “Contamos con que el hecho que el espectador conoce como "los 12 Apóstoles" lo asocie al relato de la película”.

Motín en Sierra Chica es una película en donde no hay héroes, todos son villanos. El motín es el propio protagonista. “Traté de construir una película que reflejara el caos de esa semana”,  recalcaba Lozano. Y esto tiene que ver en que el foco del conflicto está puesto en la guerra entre dos bandos de reclusos por sobre la clásica disputa entre presos y carceleros. "Ninguno de los guardiacarcéles fue muerto durante el motín, era una guerra de malos que mataron a los que eran más malos que ellos".

Valeria Lorca, la única mujer del elenco, fue la encargada de interpretar a la jueza de la causa, que ingresa al penal y es tomada como rehén. “Había muy poca información de esta jueza que cuando salió nunca contó nada de lo que había sucedido en esos días ahí dentro. Investigué mucho pero realmente pude llegar entenderla durante la primera semana de filmación dentro del propio penal. Realmente tuve miedo y me cuesta trabajo entender como accedió a entrar sola. Creo que mi personaje fue una pobre mujer a la que mataron en vida y así es como lo trabajé”, comentaba la actriz de Familia para armar y El infinito sin estrellas.

“No sabemos lo que pensaba esta mujer, no sabemos que pasaba por la cabeza de esta jueza, el personaje está construido en base a lo que nosotros podíamos imaginarnos pero no a la realidad”, agregaba el director de Las puertas del cielo.

El penal de Sierra Chica, ubicado a pocos kilómetros de la ciudad de Olavarría, es una cárcel de máxima seguridad, y tiene una población de 1.500 hombres con una edad promedio de 21 años. La filmación resultó una tarea muy difícil por lo dificultoso de ingresar al lugar y atravesar cada una de las puertas que separan los pabellones. "Nunca pudimos filmar dentro de los pabellones y lo más cerca que pudimos estar es a 50 metros, por eso muchas de las escenas tuvimos que resolverlas con la utilización de croma”, comentaba el cineasta.

Motín en Sierra Chica tendrá su estreno comercial en las salas de Argentina el próximo 25 de abril distribuida por Primer Plano Film Group.

Foto: Giovanni Sacchetto / Pantalla Pinamar

Comentarios