Juan Pablo Russo
09/03/2013 23:42

Con la proyección de Metal y Hueso, del francés Jacques Audiard, dio inicio este sábado 9 de marzo la 9 Edición Pantalla Pinamar, el encuentro de cine europeo - argentino que reunirá a más de 70 films (entre cortos y largometrajes), que en su mayoría, se verán por primera vez en el país.

Metal y Hueso

(2012)

Marion Cotillard y Matthias Schoenaerts protagonizan este drama en el que Jacques Audiard  vuelve a sumergirse en lo más profundo de una sociedad por la que no muestra ninguna simpatía; la peculiaridad es que esta vez lo hace con una asombrosa historia de amor que sigue los pasos de La Bella y la Bestia. En esta obra, Audiard muestra con maestría la unión de la fuerza bruta y la fragilidad extrema que existe entre lo animal y lo humano, pero en este escenario en el que la seducción no necesita florituras, en el que corren sangre, sudor y lágrimas, en el que la densidad de la fatalidad pasa por drama, se abre un claro, un camino empinado y estrecho hacia la redención, la compasión, el amor y la liberación.

Jacques Audiard ya ha abordado este recorrido en otras de sus películas, pero nunca centrándose en la relación entre un hombre y una mujer ni desde un punto de vista tan melodramático: la heroína de Metal y Hueso pierde las piernas. Sin embargo, a través de los sentimientos más desgarradores, uno combate, uno vuelve a la superficie para la supervivencia, lucha por adaptarse en un ambiente hostil y planta cara a los propios demonios. Un viaje que destruye el reflejo de las apariencias mediante el encuentro de dos personajes fuertes en un escenario cautivador, pincelado por Audiard y Thomas Bidegain a partir de una selección de noticias de Craig Davidson.

"Había leído "Rust And Bone" hace uno o dos años antes de rodar Un profeta, con gran placer. Se lo mencioné a mi coguionista, Thomas Bidegain, mientras escribíamos esa película, pero la forma en que se escoge un tema es algo irracional. Hablas, lees, ves cosas y todo eso crea un paisaje que abre ciertas perspectivas mientras que cierra otras. Los deseos se amontonan. Y de repente un tema sale a la superficie y cristalizan todas esas largas conversaciones, las hace concretas. Después de Un profeta, una película sobre el confinamiento, un mundo de hombres, sin mucha luz, nos vimos obligados a hacer lo opuesto: una historia de amor, bañada en luz, que mostrara a una mujer con un hombre. Pero no hay una historia de amor en la colección de Craig Davidson, así que nos la inventamos", afirma el director francés nominado al Oscar por Un profeta.

Ali (Matthias Schoenaerts) es una fuerza de la naturaleza: lacónico, frustrado, busca en las basuras para encontrar algo de comer en el tren que le lleva al sur junto a su hijo de cinco años, que no sabe si iba o no al colegio cuando vivía con su madre. Acogido por su hermana, cajera de un supermercado, encuentra trabajo de guardia de seguridad y una noche se cruza con Stéphanie (Marion Cotillard), domadora de orcas con una personalidad bastante dominante y que a Ali le parece que viste como una puta. Un accidente de trabajo hará que la joven pierda sus piernas y vuelva a ponerse en contacto con Ali algunos meses más tarde. Este la ayudará a recuperarse psicológicamente y la iniciará en el salvaje mundo de los combates clandestinos de lucha libre…

En referencia a la selección de los actores Audiard comenta: "No escribimos con nadie en mente. Más tarde el nombre de Marion Cotillard salió a relucir de forma natural. Primero porque estaba seguro de que la conocería algún día, es la clase de actriz con la que quiero trabajar. Y después porque no puedo imaginar a nadie más haciendo el papel de Stephanie, igual que nadie más podría haber sido Piaf en La Vie en Rose. Hay una autoridad viril en su forma de actuar, y al mismo tiempo desprende sexualidad. Es muy seductora. Pensándolo ahora no se que hubiera hecho sin ella. Y hay otra razón, es muy famosa, y aunque es una actriz, algo se añade a la ficción, es una mujer que ha perdido sus piernas, una princesa que ha caído de muy alto".

"Al principio quería un actor que no fuera actor profesional para el papel. Buscaba una actuación menos predecible. Buscamos en algunos clubs de boxeo, conocí a gente increíble, pero a medida que veía a gente me preocupaba la diferencia con Marion. Así que cambié de dirección y cuando vi Bullhead supe en seguida que quería a Matthias. Teníamos muy poco tiempo para prepararnos. Marion se centró en trabajar su incapacidad y con las ballenas, y Matthias en las peleas. Para ella estaba claro, Stephanie es alguien que va camino de recuperarse. Con Matthias hubo que trabajar más el personaje, en el guión, Ali es más bruto, ordinario. No podía ser débil, tenía que atraer la mirada de Stephanie, tenía que haber una base para la seducción", agrega para finalizar.

Metal y Hueso toca múltiples temas como el espectáculo, la violencia, el dinero, la educación, los prejuicios, la soledad y el miedo, mostrando la miseria afectiva y económica de unos individuos condenados a consumir productos caducados que saben que el menor paso en falso será captado por las cámaras ilegales. Un mundo de sufrimiento y pruebas en el que la vida y la muerte luchan por las almas, en el que el amor y la confianza se esfuerzan por aparecer. Un decorado tenebroso en el que Jacques Audiard presenta una obra apasionante y un toque optimista con una puesta en escena de orfebre, casi artesanal, marca de los más grandes.

Comentarios