EscribiendoCine
07/03/2013 13:08

Desde Arrebato a Todo sobre mi madre, la actriz argentina Cecilia Roth ha tenido una relación de amor con España y su cine que recupera ahora con Pedro Almodóvar y Los amantes pasajeros, una nueva comedia desenfrenada como sus primeros trabajos en los años ochenta que se estrena este viernes. "La vuelta a Pedro y España siempre es maravillosa", afirma a Efe.

Todo sobre mi madre

(1999)
8.3

Su hermano, el músico Ariel Rot, dijo que Cecilia se había añadido la "h" al final de su apellido para ganar el Oscar. Y lo cierto es que, con Todo sobre mi madre, lo consiguió en la categoría de mejor película de habla no inglesa y, aunque solo hacía un cameo, con Hable con ella también se llevó otro premio al mejor guión.

Desde entonces no había vuelto a trabajar con Pedro Almodóvar y desde 2005, con Otros días vendrán, no había vuelto a rodar en España. "Tengo ganas de que despegue este avión, ¡que despegue!", es lo primero que dice en una entrevista con Efe.

Aunque con Todo sobre mi madre la actriz argentina se ganó el público español con una interpretación de gran intensidad dramática -por la que ganó su segundo Goya tras Martín (Hache)-, Roth había colaborado con Almodóvar en algunas de sus ideas más delirantes, como el anuncio de Ponte bragas o de Nunca olvidaré esa taza de café, con medio rostro abrasado.

Pese a haber transitado todas las facetas del realizador manchego, Roth se ha sentido siempre ante un artista "coherente con su momento". "Esa singularidad de su propio universo siempre la ha trasladado con honestidad. Siempre la misma entrega y la misma pasión. En ese sentido, Pedro es el de siempre", asegura.

En 2013 y en plena crisis económica, Roth recupera la vis cómica para interpretar a Norma Boss, "madame" sadomasoquista que Almodóvar ha definido como una "chantajista de alto standing", que viaja en clase preferente en un vuelo que puede acabar en catástrofe.

"Estos personajes están encapsulados en el tiempo y en el espacio, separados de todo lo demás. Todos pueden realizar su catarsis sin testigos personales que no sean los otros personajes que también la realizan. Un despacho de cada una de las privacidades de esos personajes, que son muy atractivas y muy reconocibles", explica la actriz.

Y es que, pese al tono hilarante, la protagonista de Un lugar en el mundo considera que este film, que se estrena mañana en España, no es una frivolidad. "Esta película es un divertimento, sí, pero evasión no. Con humor permite reflexionar, si tú quieres reflexionar".

Pero, ¿por qué Cecilia Roth llevaba ocho años sin trabajar en España? "Fueron sumándose proyectos muy interesantes en Argentina, más cerca de casa y he estado criando un hijo. Por eso en los últimos cinco años he estado en Latinoamérica", se justifica.

El nido vacío, de Daniel Burman, o Sofacama, de Ulises Rosell, han sido sus éxitos en los últimos años, y actualmente está vinculada al teatro en Buenos Aires con la representación de Una relación pornográfica, junto a otro "chico Almodóvar", Dario Grandinetti, con el que también compartirá cartel a partir del 21 de marzo cuando en los cines argentinos se estrene Matrimonio, de Carlos M. Jaureguialzo.

Pero, curiosamente, después de haber sobrevivido a la crisis de su país, ahora vuelve a una España en situación económica crítica.

"En 2001 (cuando la crisis argentina) estaba trabajando en México. Fui muy afortunada por poder seguir trabajando. Son momentos para reflexionar, para no quedarse cruzado de brazos. No perder sentido, no perder la brújula como sociedad. Hay que encontrar el dónde y el cómo, y no creerte todo lo que se dicen", explica.

Roth transmite esperanza y valor a los españoles. "He pasado una crisis en Argentina enorme y hemos luchado mucho para que aquello que no funcionaba se modifique, como harán los españoles para sacar esto arriba, sin duda", concluye.

Y eso le devuelve, de nuevo, a Los amantes pasajeros, donde todos los personajes se entregan a ser libres y a disfrutar "¡porque se acaba, esto se acaba!", asegura.

Comentarios