Noticine
05/09/2012 20:58

Jornada de fuertes contrastes este miércoles en la Mostra de Venecia con Harmony Korine y sus cuatro "teens" fosforescentes en Spring Breakers: Viviendo al límite, entre ellas Selena Gomez y Vanessa Hudgens,  que se enfrenta la severa reflexión moral de Marco Bellocchio sobre la vida y la muerte en Bella Adormentada.

Spring Breakers: Viviendo al límite

(2012)

Puede que Spring Breakers: Viviendo al límite no disponga del mejor guión -escrito por el propio Korine- pero su explosivo cocktail de sexo adolescente, droga, violencia, música, neones y el sol de Florida, fotografiado cámara en mano y editado al estilo videoclipero convierten al producto en uno de los pocos capaces de seducir con igual intensidad a sesudos críticos (con cierta debilidad por las "teens", es verdad...) como a las fans tradicionales de Gómez y Hudgens y a los adictos a MTV.

El que fuera en su propia adolescencia coguionista de Kids caricaturiza esa institución entre los jóvenes estadounidenses, especialmente entre las chicas, la Spring Breakers: Viviendo al límite, esas desmadradas vacaciones primaverales de las que disfrutan anualmente en Miami o México, en las que uniforme es un bikini y todos los excesos son bienvenidos.

Las cuatro protagonistas del film de Korine tienen un pequeño problema de partida: no hay "money". Así que la solución es robar en una cafetería para financiarse el viaje y la juerga. El problema es que Miami no es la más permisiva Riviera Maya o Puerto Vallarta, y las chicas son detenidas. Ahí aparece su "salvador", que no es otro que "Alien", un dificilmente reconocible James Franco, traficante de cualquier cosa ilegal, que paga sus fianzas y las conviertes en alumnas aventajadas.

Como un "poema pop" ha calificado Korine su nueva cinta, sin duda destinada a ser la más explosiva y exitosa de su irregular trayectoria. Por su parte, Gómez, quien también vino al Lido, reconoció en rueda de prensa que "muchas escenas de Spring Breakers: Viviendo al límite escandalizarán a algunos de mis fans, pero el film de Korine era demasiado importante y me permitía madurar como actriz, y es por eso que acepté, más en favor mi carrera que pensando en mi público".

El guión todo lo justifica, es evidente, y eso que la descendiente de mexicanos Gómez, hace el papel de la más "estrecha" de las cuatro, la que se retira cuando las cosas se salen definitivamente de madre. "Pertenecer al mundo Disney -añadía e insistía la joven actriz, mucho más vestida que en la cinta- es una etiqueta que te esclaviza con miles de adolescentes que te adoran y por los cuales haría cualquier cosa, pero espero también que comprendan que con todo lo chocante que pueda ser Spring Breakers: Viviendo al límite, me permite crecer como actriz"

Entre las perlas de la inefable película estadounidense, siempre quedará la secuencia en la que Franco remeda a la mismísima Britney Spears con sus chicas improvisando una coreografía luciendo capuchas tan fosforescentes como sus escuetos bikinis. Para desgracia de la mayoría, la aplaudida película no se estrenará hasta bien entrado el año próximo. A esperar....

Nada que ver con Bella Adormentada, una profunda reflexión sobre la eutanasia firmada por el italiano Marco Bellocchio, quien como millones de italianos años atrás se conmovió con el caso de Eluana Englaro, 17 años en coma irreversible, y los intentos de su padre por obtener judicialmente su desconexión para descansar en paz. La Iglesia y el gobierno derechista de Berlusconi hicieron todo lo posible, cambios legislativos incluidos, para impedir la petición de la familia, y luego no vieron bien el proyecto del realizador para trasladar al cine la historia real.

Bellocchio, sin embargo, se interesa en su película por otras circunstancias y personajes más o menos ficticios relacionados con el caso: un senador torturado por la duda moral, su hija que pertenece a un grupo provida pero se enamora de un muchacho con las ideas opuestas, una madura actriz que vive un caso similar al de Eluana, en la figura de comatosa hija, y un médico que intenta convencer a su paciente drogadicta para que no se suicide.

Todos estas historias paralelas confluyen en una reflexión plural sobre el sentido de la vida y el derecho a vivirla con dignidad o a elegir su final, en la que el mensaje culminante puede ser el respeto a las opiniones diferentes y la no imposición por la fuerza de la moralidad propia a los demás. Un trabajo notable que tuvo su sonora recompensa en Venecia.

Comentarios