Ezequiel Obregón
20/07/2012 17:56

Protagonistas de El dedo en la llaga (Alberto Lecchi, 1996), la película que es homenajeada en esta muestra de cine, los dos actores españoles dialogaron en exclusiva con EscribiendoCine.

El dedo en la llaga

(1996)

Invitado por MadridCine 2012, Elejalde se mostró muy feliz ante si retorno a la Argentina. Un país en donde se le da un espacio para el recuerdo a la película de Lecchi. Pero también significa la posibilidad de que el público local vea el film También la lluvia (Icíar Bollaín, 2010), una película que a través de la estructura del “cine dentro del cine” reflexiona sobre la autodeterminación del pueblo Boliviano, a través de lo que se denominó la “Guerra del agua” del 2000.  Gracias a esta película, el actor obtuvo un Premio Goya a la Mejor Interpretación de Reparto. Sobre esta experiencia, Elejalde reflexiona: “La película tiene dos historias paralelas, la del conflicto por el agua en Bolivia, y la que a mí no me gusta llamar ‘Descubrimiento’. Fue una conquista, sin lugar a dudas un genocidio. Yo puedo interpretar al tío más cabrón, pero el guión tiene que tener más o menos mi línea ideológica. Y yo soy un hombre de izquierda”.

En el sentido que el actor expuso, su lectura sobre el film tiene una coherencia con su ideología. “A nosotros en España nos enseñaron que Colón fue un héroe. Y yo creo que fue un gran cabrón. Llegué a Bolivia a trabajar y vi a un pueblo maravilloso, que entendió desde un primer momento desde qué punto de vista íbamos a contar su historia. Por eso, apenas llegamos ya nos estábamos dando besos”. Haciendo hincapié en la contemporaneidad, agregó: “La película también aborda otra forma de ser colonialista, que es la del productor. No nos olvidemos una cosa: Colón en su puta vida pisó Bolivia, fue a otras zonas. Y el productor dice ‘qué importa, si son todos indios, da igual’. Y entonces lo que me parece importante es saber que hicimos honor a la verdad. Creo que es indignante que el precursor de los derechos humanos, Fray Bartolomé de Las Casas, no tenga un reconocimiento en España. Hay calles y barrios de Colón. Las Casas fue el defensor a ultranza de los derechos de los indígenas.”

El actor, que interpreta a un actor que compone a Cristóbal Colón, también aludió a este doble desafío: “Yo tenía mucha preocupación por el personaje de Colón. Pero el que más me nervioso me puso fue el personaje de Antonio. Tiene muchas cosas, pero nunca se ven. Tiene una enfermedad tremenda y nunca se habla de ello. Componerlo fue una experiencia maravillosa”.

El actor también expresó a EscribiendoCine su lectura sobre la crisis española y el impacto en el cine: “Ahora el Gobierno del Partido Popular nos sube el IVA. Esto afecta directamente al cine. Tenemos una ‘industria’ (que no lo es) deficitaria, que necesita como un enfermo crónico ser subvencionada. España está en una crisis tremenda.” Por último, se refirió a la resistida Ley Sinde, a la que el director Alex de la Iglesia se opuso siempre: “Sus comentarios le costaron la presidencia de la Academia. No es que no me quiera posicionar, es que no me queda claro lo que pienso. En principio, no se ha conseguido nada con esa ley. El autor ha hecho cine, el productor ha puesto dinero… Yo creo que debiéramos buscar un modo por el cual la película, cuando está en cartel, no se pueda bajar libremente por internet. Y luego, cuando pasa a DVD ya es otra historia. Internet es una red tan internacional…”.

Con un tono menos enfático pero igualmente cordial, Juanjo Puigcorbé (actor de una amplia formación teatral) reflexionó sobre el sentido de la comedia, un género que ha frecuentado con asiduidad: “La comedia es menos trasladable en el tiempo y en el espacio que el drama. Cosas que pueden hacer reír en Australia difícilmente hagan reír en Holanda o en Camerún. Para que la comedia pase fronteras tiene que ser muy buena. Y para que pase épocas, tiene que ser doblemente muy buena. Yo creo que en mi trayectoria he hecho más policiales que comedias. Lo que pasa es que han tenido mucha taquilla, sobre todo en los ’90. Yo me encuentro bien en todos los géneros mientras sean buenos.”

Puigcorbé ve como un hecho muy positivo que en España el cine de género haya crecido muchísimo. Invitado a reflexionar sobre el film La orgía (Francesc Bellmunt, 1978), dijo lo siguiente: “En la época del ’72 España ya era una sociedad muy bulliciosa. Del ’75 al ochenta y algo España vivió un momento esplendoroso. En mi barrio vivían Cortázar, Vargas Llosa, García Márquez. En el kiosco se vendían cantidades de revistas. Ahí empezó Almodóvar y varios grupos de teatro independiente. Eso fue lo que vos denominaste la ‘apertura’, el fin de la censura. El destape. En La orgía fui guionista y también uno de los protagonistas. Fue una parodia de todos los films ‘de destape’, una película muy popular. Pero el destape era más psíquico que físico.”

Por último, recordó su participación en El dedo en la llaga: “Lo recuerdo muy gratamente. Conocí Argentina, que me pareció fascinante. (…) Vi en la película algo que se estaba desmantelando, mientras la oligarquía local estaba asentada en sus palacetes. La película remueve un poco todo eso.”

Comentarios