Juan Pablo Russo
27/05/2012 11:38

México fue el gran triunfador de la 2ª Edición del Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín (2 FICIC) que coronó a El Premio, de Paula Markovitch, y El lugar más pequeño, de Tatiana Huezo Sánchez, como las gandoras en sus categorías. Lo que haría, de la realizadora argentina Natural Arpajou, se alzó con el premio al mejor cortometraje.

El Premio

(2011)
8.0

El Premio, ópera prima de Paula Markovitch, se quedó con el galardón a mejor película de ficción del festival coscoíno que se realizó entre el 24 y 26 de mayo. Filmado en argentina, pero de origen mexicano, el film es una alegoría sobre la última dictadura militar desde el punto de vista de una niña cuyo padre se encuentra desaparecido. Con escasos recursos cinematográficos y una narración de intenso dramatismo, la realizadora construye un relato homogéneo, que evita caer en el golpe bajo, creando una atmósfera de tensión absoluta sostenida en la actuación de la niña Paula Hertzog.

El jurado compuesto por el realizador cordobés Rosendo Ruíz, Pablo Mazola y Fernando Varea entregó una mención especial  a El espacio entre los dos, del joven debutante Nadir Medina. Desde una narración ambigua, el film retrata un instante en la abúlica vida de tres adolescentes cordobeses con una impronta muy localista aunque para nada ajena a la realidad. Con un formato que mezcla el  videoclip con diálogos que remiten más a una observación documental que a una puesta ficcional, El espacio entre los dos, que tuvo su estreno en el último BAFICI,  es un destacado producto de lo que ya es la marca “Cine Cordobés”.

Dentro de la sección documental  el jurado se inclinó por El lugar más pequeño, de Tatiana Huezo Sánchez. La realizadora despliega de una manera poética y optimista una historia dolorosa y cruel, la del pequeño pueblo salvadoreño de Cinquera, devastado por la guerra civil. Desde sus ruinas, desde su propio dolor, los sobrevivientes erigieron nuevamente su mundo, como una fuerte metáfora de la esperanza.

La mención especial, en este caso, fue para otro premiado trabajo: Yatasto, de Hermes Paralluelo, y su retrato de la vida cotidiana de tres niños cartoneros en Villa Urquiza, un suburbio cordobés. A través de una serie de planos largos que capturan diálogos repletos de verdad, Yatasto resulta un testimonio de vida que no cede en ningún momento ante el sensacionalismo al que estamos habituados. El jurado lo conformaron Fermín Rivera, Celina López Seco y Martín Sappia.

Lo que haría, de Natural Arpajou, fue elegido como el mejor cortometraje en competencia. Ganador del Festival de Cine de Mar del Plata, La noche del Cortometraje y UNCIPAR, este trabajo protagonizado por Andrea Carballo se destaca por reflejar desde la comedia una situación de ondo dramatismo con una despojada puesta en escena y un guión sin ningún tipo de fisuras.

Debido a la gran calidad del material seleccionado el jurado de esta sección compuesto por el crítico Juan Pablo Russo, el animador Javier Mrad y el director paraguayo Luis Aguirre entregaron menciones especiales a la animación argentina Zombirama, de Ariel Lopez V y Nano Benayon, y al documental chileno Memorias del viento, de Katherina Harder.

Además, el  Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina (SICA) distinguió a Salón Royale, de Sabrina Campos como mejor corto y hubo un premio para Tierra de los padres, de Nicolás Prividera, como mejor película nacional en competencia.

El FICIC programó cuarenta películas de catorce países con una amplia respuesta del público y varias funciones agotadas. También realizó una serie de charlas abiertas de gran convocatoria y un taller de guión a cargo de Hans Garrino.

Comentarios