Noticine
21/05/2012 13:46

El casi nonagenario Alain Resnais, el iraní Abbas Kiarostami y el coreano Hong Sang-soo presentaron hoy sus nuevas películas en el Festival de Cannes. En Un Certain Regard se proyectó Elefante blanco, una más de las tantas cintas latinoamericanas en apartados paralelos que hacen preguntarse: ¿Y por qué no optan a la Palma?

Elefante blanco

(2012)

La respuesta es simple. Este es un festival de "lobbies" y si no de elefantes si de "vacas sagradas", sea cual sea su nacionalidad, pero con un productor francés detrás. Así ocurre por ejemplo con el iraní Abbas Kiarostami, acogido profesionalmente por el cine francés, que le paga -o copaga, porque hay una compañía japonesa implicada- una aventura sentimental en el País del Sol Naciente. Si antes fue el prestigioso cineasta de El sabor de las cerezas a Italia en busca de escarceos amorosos en Copia certificada, ahora hace lo propio con Like Someone in Love (Como alguien enamorado), sólo que esta vez con tres personajes japoneses, una chica que se gana un sobresueldo alquilando su cuerpo, su aspirante a novio, torpe y celoso, y un señor mayor, profesor y casi abuelito. Largos paseos en coche es lo que más abunda en la película, lo que nos deja tan preocupados por los problemas de tráfico en Tokio como por la falta de imaginación y creatividad de Kiarostami.

Alain Resnais mezcla cine y teatro, y teatro sobre el teatro o cine sobre teatro teatral en Vous n'avez encore rien vu. Un difunto director de teatro convoca a varias generaciones de actores tras su fallecimiento para que en su honor representen algo parecido a una Eurídice de Jean Anouilh. A partir de ahí la cosa se complica sin resultado claro, aparte de ver en pantalla a un puñado de muy brillantes actores franceses de diversas generaciones, haciendo de sí mismos, lo cual de por sí sería un enorme placer si algo de orden dramático les permitiera lucirse con cierta coherencia, pero no... El tiempo pasa y no pasa prácticamente nada más.

El autor de Hiroshima mon amour parece dispuesto a ir a la zaga de su colega portugués Manoel de Oliveira en longevidad creativa, y para nada admite que esta película sea su "herencia", como alguno ha supuesto por el tema. "No pienso en mi trabajo en términos de "carrera". Soy un "manitas" más que un profesional. Esta película creo que no se parece a ninguna de las anteriores, pero no es para nada un testamento. Si la hubiera resentido como tal, no hubiera tenido ni la audacia ni la energía para hacerla", decía Resnais en rueda de prensa.

La tercera y más experimental de las tres cintas de la jornada en la carrera por la Palma de Oro fue la coreana En otro país (En otro país), de Hong Sang-soo, segunda y casi consecutiva incursion de la diva francesa Isabelle Huppert (también aquí con otro film en competencia, el de Haneke Amour), en el cine oriental. Después de probar suerte con el filipino Brillante Mendoza (Captive), he aquí que el coreado Hong Sang-soo requiere de sus servicios, tres para ser exactos, ya que lo más original del asunto es que la pecosa y casi sexagenaria Isabelle, quien hace pocos días recibió un homenaje en Cuba, hace de tres mujeres en otras tantas historias, las tres llamadas Anne aunque sin ninguna relación entre sí, salvo que en la trilogía dramática se trata de señoras extranjeras que pasan unos días en un resort vacacional, y allí interactuan con diversos personajes locales... de forma nada interesante por otro lado.

Comentarios