EscribiendoCine
03/05/2012 14:02

Canal 7 estrenó Los Pibes del Puente, una serie de ficción ganadora del concurso Series de Ficción del Plan Operativo de Promoción y Fomento de Contenidos Audiovisuales Digitales 2010 impulsado por el INCAA y el Consejo Asesor del Sistema Argentino de TV Digital Terrestre.

Los Pibes del Puente es una serie de ocho capítulos, dirigida por Patricio Salinas Salazar y Victoria Miranda, que cuenta con un elenco de jóvenes figuras encabezado por Guadalupe Docampo, Matías Marmorato, Nahuel Viale, Nicolás Condito y Mónica Lairana, acompañados por Gustavo Garzón, Alejandra Majluf, Norma Argentina, Yiyo Ortíz, Richard Wagener, Nicolás Goldschmitd, Maximiliano Roberto y Nadia Ayelén Jiménez.

La nueva ficción de la TV Pública busca iluminar uno de los tantos lugares de la vida social con los que se convive, pero sin detenerse a pensar en ellos: los chicos que son marginados y que muchas veces tienen que robar para satisfacer sus necesidades básicas.

Los chicos están sentados en uno de esos puentes que van de vereda a vereda. Hablan sobre robos, violencia, drogas, sexo. No tienen más identidad que la de la calle, la de esa selva de cemento en la que se están criando. No importa demasiado cómo se llaman; ellos lo tienen marcado a fuego: son chicos en situación de calle.

Quizá porque los vieron -no sea cosa de tener que cerrar los ojos ante lo evidente- o se sensibilizaron con el tema, pero lo cierto es que de un momento a otro las historias de esos chicos saltaron a la televisión.

"Nos sentimos sensibilizados al ver a los nenes en la calle. Son nuestras venas abiertas. Es importante que esta serie se vea para que se abra un debate", dice la coautora Celeste Casco.

"Con los actores tuvimos tiempo para trabajar los personajes. Yo les dije que buscaran «su» marginal y que no cayeran en lo burdo", cuenta Miranda. En este caso, uno de los requisitos era que los postulantes no tuvieran demasiada experiencia en el medio.

"Fue un proyecto que se pensó para la gente que venía trabajando y necesitaba dar un salto", señala Casco, que debuta en la producción general con esta serie. Miranda completa: "Yo había dirigido documentales, pero siempre desde lo artesanal. En esta serie, hubo un equipo técnico mucho más grande del que estaba acostumbrada y otras variables que había que controlar".

Salvo por Gustavo Garzón, los actores que participan de esta ficción son casi desconocidos, aunque muchos tienen experiencia teatral y cinematográfica. Para darle realismo a la historia, algunos de los personajes los encarnaron intérpretes que surgieron de diferentes castings que se hicieron en la villa 21 y en centros culturales del Bajo Flores. Todo sea para ponerles cuerpo a esos chicos que no tienen más identidad que la que da la calle.

La historia es la de Bingo (Matías Marmorato), un adolescente escuálido, ojeroso, con un cuerpo erosionado por las drogas -se presume que por el paco, la destrucción a precios de saldo-. Creció en el peor de los ambientes bajo el cuidado de una suerte de madre adoptiva que mucha contención no le dio en un departamento derruido. A él no le queda demasiado resto; salvo la calle, el puente donde se junta con sus amigos para ver pasar la vida. Así es su mundo. Todo lo contrario al de Yessy (Guadalupe Docampo). Ella vive en una casona estilo francesa, con mucamas que la contienen, y con el recuerdo a flor de piel de una madre que murió en extrañas circunstancias. Su padre, "el Ruso" (Gustavo Garzón), es el narcotraficante más grande del conurbano.

Yessy, la hija del Ruso, inmersa en la melancolía por la muerte dudosa de su madre hace un intento de suicidio. En el hospital conoce al Luciano (Nahuel Viale), el hermano de la vida de Bingo. De la mano de Luciano, Yessy entra a la fábrica, se hace amiga de los chicos y encuentra su lugar en el mundo pero la felicidad dura hasta que el Ruso se entera donde está su hija.

Los Pibes del Puente aborda el tema de la vulnerabilidad de los chicos en situación de calle desde un aspecto lúdico y crudo, inocente y violento.

 

Comentarios